Range Rover SV Coupe: 565 CV por 333.100 euros

Su motor de gasolina V8 de 5.0 litros le permite alcanzar los 266 km/h. El diseño de la carrocería es de dos puertas y estilo cupé.

El Range Rover más potente de la historia. Y también el más caro: por 333.100 euros ya se pueden realizar pedidos. El SV Coupe se convierte es el no va más en Land Rover, una serie especial que viene a conmemorar los 50 años del lanzamiento del concepto SUV de lujo y que deslumbra por sus prestaciones: 565 CV de potencia, aceleración de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos y una velocidad punta de 266 km/h.

La división de vehículos especiales de la casa británica producirá tan sólo 999 unidades del SV Coupe para todo el mundo y lo hará con el proceso artesanal que define a los automóviles fuera de serie. Su carrocería también se distancia de los conceptos actualmente instalados en su segmento, ya que tiene solo dos puertas que dan acceso a un interior caracterizado por su refinamiento. Su estilo es el de un cupé, con su característico techo flotante panorámico, la cintura alta y una silueta con tendencia a la caída posterior que mejora sus valores aerodinámicos. Tampoco pasa desapercibida la ausencia de marcos en las puertas, ni las impresionantes llantas de 23 pulgadas que se podrán montar como opción.

En el interior, el lujo es la seña de identidad de esta versión que se acaba de presentar en el Salón de Ginebra. Los asientos están tapizados en piel con un dibujo en diamante que es exclusivo del SV, mientras que el cliente podrá elegir entre cuatro acabados diferentes tanto para la parte delantera como trasera del habitáculo. Otros detalles que hablan de su exclusividad son el sistema de climatización de los asientos en 20 posiciones de regulación, las pantallas de control de 10 o 12 pulgadas, una proyección de información en el parabrisas de otras 10 pulgadas, el equipo de audio Meridian de 1.700w y 23 altavoces…

Range Rover SV Coupe

El refinamiento en el habitáculo es máximo.

El motor de gasolina turboalimentado de cinco litros y 565 CV trabaja con una caja de cambios automática de ocho velocidades, con mando selector giratorio y levas en el volante. La tracción, como no podía ser de otro modo en un Range Rover, es a las cuatro ruedas y cuenta con un diferencial trasero activo, que trabaja bajo las órdenes del sofisticado sistema de control electrónico Terrain Response 2 y sus seis modos de utilización.

Dinámicamente se han potenciado sus posibilidades con una reducción de la altura de la carrocería en 8mm, que son 15mm más de forma automática cuando el vehículo alcanza los 105 km/h. Monta una suspensión neumática con cinco posiciones, que permite variar la elevación del coche para adaptarlo a diferentes utilizaciones: desde una de acceso al habitáculo (baja cinco centímetros) a la más preparada para circular fuera del asfalto (sube 75mm).

Range Rover SV Coupe