Saltar al contenido

La revolución ‘tecnoverde’

La-revolución-tecnoverde-001

Presentación de ‘Powerwall’, la batería verde de Tesla. Presentación de ‘Powerwall’, la batería verde de Tesla. REUTERS

El cambio climático ha dejado de ser noticia. O al menos, ha perdido muchísimo protagonismo en las portadas de los periódicos, y se ha caído de la lista de trending topics. Quizás se deba a que las alarmas reiterativas sobre los peligros del calentamiento global han acabado por saturar al público, y hoy suenan a disco rayado, a una canción que ya hemos escuchado demasiadas veces. O quizás los lobbies de climaescépticos y negacionistas han logrado ganar en buena medida la batalla de la opinión pública, consiguiendo que muchos ciudadanos consideren que «todo eso del cambio climático es una exageración alarmista».

Sin embargo, la realidad es que si nos fijamos en las publicaciones de referencia, el goteo de hallazgos inquietantes en este campo no cesa. En la última semana, las dos principales revistas científicas del planeta han difundido dos nuevos estudios cuyas conclusiones vuelven a poner el dedo en la llaga de nuestro insostenible modelo energético.

En primer lugar, una investigación del Instituto de Ciencias del Clima y la Atmósfera de Suiza publicada por Nature ha vinculado de manera clara el aumento de las olas de calor extremas y las lluvias torrenciales con el cambio climático que están provocando los gases de efecto invernadero. Y casi simultáneamente, otro estudio del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Connecticut (EEUU) publicado por Science ha desvelado la tremenda amenaza a la biodiversidad que puede suponer este mismo problema: una de cada seis especies desaparecerán si no se pone freno a las emisiones contaminantes.

Pero por eso mismo resulta tan esperanzador el último ingenio tecnoverde presentado también en los últimos días por el emprendedor visionario Elon Musk. Tras el notable éxito de su coche eléctrico Tesla, el multimillonario sudafricano ha vuelto a sorprender con sus baterías verdes para el hogar, capaces de almacenar energía solar.

«Ésta es la única estrategia que conozco para caminar hacia un modelo energético sostenible. Es algo que debemos hacer, que podemos hacer y que vamos a hacer», proclamó Musk en la espectacular presentación de su invento, al más puro estilo Steve Jobs. Aunque algunos le consideren un listillo cantamañanas, lo mismo dijeron hace años cuando anunció que lanzaría las primeras naves privadas al espacio con su otra compañía, Space X. Hoy, sus cohetes ya vuelan. Ojalá ocurra lo mismo son sus revolucionarias baterías.

Fuente: El Mundo

image_pdfimage_print
Scroll Up