Saltar al contenido

La revolución del automóvil está en el infoentretenimiento

La-revolución-del-automóvil-está-en-el-infoentretenimiento-001

vehiculo conectado
Nuestro concepto de automóvil ha evolucionado con el paso de los años hacia nuevas formas de entender y hacer uso del transporte, sin embargo, todas esas evoluciones tenían que ver con cómo hacíamos uso de una herramienta para ir del punto “A” al punto “B”. En estos momentos, esa evolución ha dado paso a una revolución, un cambio sin precedentes donde el ocio y el entretenimiento a bordo del automóvil se han reinventado para ofrecer las mismas posibilidades, sino más, que el mejor de los sistemas de cine en casa o el smarpthone más capaz del mercado.

De aquellas radio-CD que poco menos que ofrecían una forma de amenizar los trayectos, hemos pasado a entornos completamente interactivos donde hardware y software parecen no tener límites a la hora de convertir el habitáculo de nuestros coches en una experiencia para los sentidos. Hablamos de salpicaderos que se miden en pulgadas por culpa de sus grandes pantallas táctiles, pero sobre todo, hablamos de un nuevo mundo de posibilidades gracias al rendimiento conseguido y a la llegada de internet al mundo de las cuatro ruedas.

El concepto de vehículo conectado no ha hecho más que comenzar su andadura en el mercado, multiplicando sus posibilidades con cada nuevo lanzamiento. En un primer lugar, el nuevo acceso a internet ha propiciado que la navegación o la reproducción de música pase a estar alojada directamente en la nube, permitiendo actualizaciones de tráfico y mapas en tiempo real y el acceso a un catálogo casi infinito de música capaz de hacer sombra a los dispositivos más avanzados.

Sin embargo estas soluciones son sólo el principio, la realidad del vehículo conectado permite a conductor y pasajeros disfrutar de nuevas funcionalidades, y además, todas distintas. Es difícil imaginar un habitáculo donde cada pasajero disfrute de una forma de ocio diferente, pero gracias a la actual capacidad de procesamiento alcanzada por el hardware y la información disponible a través de la red, cada pasajero puede realizar una acción diferente sin interferir en su entorno. Un único sistema es hoy capaz de reproducir contenidos en alta definición, promocionar una plataforma de información en tiempo real y brindar soporte para videojuegos, y sí, seguimos estando en el interior de un automóvil.

coches-conectados
¿Pero qué más puede ofrecer el vehículo conectado? Aunque la mejora en ocio y confort son quizás los aspectos más visibles de esta pequeña gran revolución, existen aspectos tanto o más importantes donde las nuevas herramientas tecnológicas están destinadas a cambiar para siempre el transporte por mar, aire y tierra. Aunque resulte difícil imaginarlo, la idea de reducir a cero los accidentes ya figura en la mesa de muchos fabricantes automovilísticos, y esto ha sido posible gracias al potencial que están demostrando los protocolos de comunicación coche a coche (V2V) y coche a infraestructura (V2I).

A través de un protocolo de comunicación, capaz de interpretar información en tiempo real generada por la decena de sensores que instala un automóvil moderno, es posible hablar de una inteligencia artificial y colectiva que se adelanta a los acontecimientos, incluso mucho antes de que conductor y pasajeros se percaten de que existe un riesgo de accidente. El siguiente gran paso, claro está, es ofrecer conducción plenamente autónoma a partir de todas las asistencias a la conducción que han ido apareciendo en los últimos años: ayuda al aparcamiento, control de crucero adaptativo, detector de fatiga… alcanzando ese ambicioso objetivo donde el automóvil sea mucho más que un transporte.

Fuente: Intel

image_pdfimage_print
Scroll Up