La nave rusa ‘Progress’ se desintegra sobre el Pacífico

«De acuerdo con los cálculos, la nave ya se ha desintegrado. Por lo menos, ni nuestros medios de control, ni los estadounidenses lo ven», afirma una fuente de la industria espacial rusa

La-nave-rusa-Progress-se-desintegra-sobre-el-Pacífico-001

El breve viaje del ‘Progress’

El carguero Progress M-27M ha querido tener a todos en la Tierra pendientes de él hasta el último momento. «De acuerdo con los cálculos, la nave ya se ha desintegrado. Por lo menos, ni nuestros medios de control, ni los estadounidenses lo ven», afirma una fuente de la industria espacial rusa.«La nave espacial Progress M-27M dejó de existir a las 5:04 pm hora de Moscú (02:04 GMT) del 08 de mayo. Su entrada en la atmósfera se ha producido sobre la parte central del océano Pacífico «, ha dicho la agencia espacial rusa Roscosmos en un comunicado.

Como ya adelantó la agencia, algunos restos podían caer sobre el océano Índico y el norte de Madagascar. Antes estaba previsto que pasara sobre París, después cerca de Cologne en Alemania y luego alrededor de Cracovia, en Polonia.

La nave fue lanzada la pasada semana desde la base espacial de Baikonur, en Kazajstán, cargada con casi dos toneladas y media de provisiones destinadas a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Las naves Progress M, con unas dimensiones de 7,23 por 2,1 metros, son vehículos de carga no tripulados y comenzaron a utilizarse a finales de los años 70 para llevar suministros a los astronautas. Al parecer, fue un fallo de comunicación con sus antenas lo que le dejó a la deriva y orbitando la Tierra sin control. Es la enésima joya cósmica rusa que Moscú ve esfumarse.

«Esperamos una reentrada descontrolada de la Progress M-27M en cualquier momento entre esta noche y mediodía de mañana», decía el jueves Holger Krag, jefe del Departamento de Residuos Espaciales de la Agencia Europea del Espacio.

A lo largo de esta semana los expertos han observado medio centenar de piezas de desechos en las proximidades del vehículo de reabastecimiento y la parte superior del cohete Soyuz. Pero Roskosmos ha insistido durante toda la crisis en que «sólo unos pequeños trozos de elementos estructurales podría alcanzar la superficie del planeta».

Riesgo ‘extremadamente pequeño’

Al respecto de este peligro, la Agencia Espacial Europea (ESA) recordaba que todos aceptamos riesgos mucho más altos en nuestra vida cotidiana, como es la conducción de un coche o volar en aviones. «Para cualquier persona en la tierra es extremadamente pequeño», decía la agencia europea en su página web.

Es verdad que en seis décadas de vuelos espaciales, ninguna persona ha sido alcanzada por un trozo de satélite. En todo caso, un experto ruso aseguraba ayer, sin dar su nombre, que «en caso de verse afectado algún país, podrían reclamarse indemnizaciones» por los daños causados.

Según Roskosmos, a pesar de que los suministros no hayan llegado a destino, la Estación Espacial tiene suficientes víveres y material técnico. Eso sí, lo más probable es que la agencia espacial rusa adelante el lanzamiento de la Progress M-28M, que ya está en el cosmódromo de Baikonur. Podría llevarse a cabo como muy pronto en junio, pues se requiere como mínimo un poco más de un mes para los preparativos de esta nueva nave.

En el interior de la nave viajaban dos toneladas y media de agua, oxígeno, combustible, material científico y víveres para los tripulantes de la estación: los estadounidenses Terry Virts y Scott Kelly, los rusos Anton Shkaplerov, Guennadi Padalka y Mijail Kornienko y la italiana Samantha Cristoforetti. Este tipo de cargueros llevan funcionando 37 años, pero la carrera espacial ha dado ya unos cuantos sobresaltos a los rusos. En 2011, un carguero ruso con suministros para la Estación Espacial Internacional se estrelló en Siberia poco después del despegue. Era el primer accidente de este tipo de naves en más de 30 años.

Después vino el fracaso del lanzamiento de la estación Fobos-Grunt, en noviembre de 2012: por un fallo quedó amarrada a la órbita terrestre en lugar de seguir hacia Marte. El primer ministro, Dimitri Medvedev, avisó de que rodarían cabezas al siguiente error.

Rusia también ha perdido el satélite de telecomunicaciones Express-AM4, un satélite militar geodésico y otros tres que había lanzado para completar su sistema de navegación GLONASS, la alternativa rusa al GPS.

Con el fracaso de este lanzamiento, Rusia pierde dinero y algo de moral para seguir pujando por el espacio en una situación de crisis y enfrentamiento con Occidente. La Progress M-27M también transportaba a bordo efectos personales para los astronautas y algo que dolerá todavía más al Kremlin: una réplica de la bandera que soldados soviéticos izaron tras la toma de Berlín en mayo de 1945. El sábado el presidente ruso, Vladimir Putin, celebrará por todo lo alto el 70 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi y quería que el eco triunfal se oyese incluso en el espacio.

Fuente: El Mundo

——————————————————————————

La nave rusa descontrolada caerá a la Tierra probablemente el viernes
Las condiciones atmosféricas y solares influyen en los parámetros de reentrada en la atmósfera de la ‘Progress-59’
La nave rusa descontrolada caerá a la Tierra entre el 7 y el 11 de mayo

La nave rusa Progress 59, descontrolada en el espacio desde su lanzamiento fallido el pasado 28 de abril, caerá a la Tierra el viernes 8 de mayo, aunque los expertos definen aún una horquilla amplia en cuanto a la hora. Según el cálculo más reciente de la web especialista en seguimiento de objetos espaciales Satflare.com, el artefacto no tripulado caerá a las 4.08 (hora peninsular española), con un margen de cuatro horas antes y cuatro horas después. La agencia espacial rusa Roscosmos había estimado el miércoles pasado una ventana temporal de 21 horas en torno a las 10.39 (hora peninsular). En cualquier caso, sobre el momento de la caída –y, por tanto, el lugar exacto-, influyen las condiciones atmosféricas y solares. La Progress 59 se encuentra ahora a unos 160 kilómetros de altura.

El carguero espacial lleva casi tres toneladas de suministros que iban dirigidos a la Estación Espacial Internacional (ISS). El fallo en la operación de lanzamiento, probablemente debido a un problema en la separación de la tercera etapa del cohete Soyuz que lo puso en órbita, pero aún sin confirmar por los expertos, impidió el despliegue correcto de varias antenas de la nave, lo que imposibilitó tanto la aproximación automática a la ISS para engancharse allí como la debida comunicación con el centro de control en Tierra.

Horas después del percance la nave, estaba indebidamente en rotación sobre sí misma (cumpliendo un giro completo cada cinco segundos) y, tras múltiples intentos de los expertos rusos para recobrar el control de la nave, se dio por perdida. Los expertos en seguimiento de artefactos y fragmentos espaciales han identificado hasta 40 trozos de material (de la propia nave y de la última etapa del cohete) alrededor del carguero.

En el lugar exacto influyen las condiciones atmosféricas y solares
En la reentrada en la atmósfera terrestre, la Progress-59 se quemará, pero no se descarta que no se destruyan algunas piezas, como el sistema de enganche a la ISS. La franja terrestre de caída está comprendida entre los 52 grados de latitud Norte y los 52 Sur. De cualquier forma, los expertos afirman que el riesgo que puede suponer para personas es muy bajo ya que lo más probable es que si algún trozo de la Progress-59 llega a la superficie terrestre sea sobre el mar o en algún territorio deshabitado.

La probabilidad estándar de que una persona resulte herida por uno de estos fragmentos es de una en 10.000, ha explicado el experto en basura espacial Don Kessler a Space.com. “Yo recordaría a todo el mundo que hay 7.000 millones de personas en la Tierra, así que esa probabilidad de uno en 10.000 de que un individuo resulte herido significa que solo hay una probabilidad en 70 billones de que esa individuo sea usted”, añade Kessler.

Fuente: El País