Saltar al contenido

La destrucción de Cassini, después de 20 años en el espacio, te hará reflexionar

La nave espacial Cassini acaba de terminar su última misión en el espacio después de completar un proceso de autodestrucción entrando en la atmósfera de Saturno durante las primeras horas del día estadounidense, ante la atenta mirada de la NASA. La muerte de Cassini es el cierre de 2 décadas de navegación en el espacio, después de haber estado 13 años explorando Saturno.

La NASA dejó de recibir señales de Cassini cerca de las 8:00 de la mañana de este 15 de septiembre, confirmando que los planes para que la nave descienda en el planeta de los anillos a descansar para siempre funcionaron correctamente. Pero aún queda una reflexión por hacerse.
La misión de Cassini ha llegado a su final

Nave Cassini de la NASA
Dotted Yeti / Shutterstock

 

La ansiedad de los equipos de especialistas de la NASA fue notoria cuando Cassini comenzó con sus planes de autodestrucción, mostrando una gran emoción después de haber estado tanto tiempo trabajando en equipo, llegando incluso a desarrollar cierto cariño hacia la nave.

Momentos después de que la señal se perdiera definitivamente, uno de los encargados (llamado Earl Maize), felicitó a todo el equipo por tantos años de compromiso y por haber funcionado de una forma tan increíble. Las personas presentes se levantaron para aplaudir a Cassini en una mezcla de sentimientos de orgullo con sentimientos de tristeza.

Las incondicionales miradas que acompañaron a Cassini durante tantos años transmitieron una gran devoción y respeto frente a los últimos minutos del satélite, cuando, finalmente, Maize anunció «el final de la misión».

La nave no solo capturó imágenes asombrosas durante los 13 años que duró la misión a Saturno, sino que también descubrió una gran cantidad de lunas nuevas, e incluso, momentos antes de su muerte, fue capaz de tomar datos sobre la composición atmosférica del planeta para enviarlas rápidamente a la Tierra.

Para otro de los directores de la misión, llamado Mike Watkins, la importancia de los descubrimientos de Cassini no radica en lo meramente científico, sino en su capacidad para generar la convicción necesaria para volver a volar «a través de los géiseres de Encelado», explorando los alrededores de Saturno.
Los humanos tenemos mucho que aprender de Cassini

La Tierra en los anillos de Saturno
NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute

 

La misión de Cassini finalmente ha terminado, pero aún quedan muchos datos para decodificar acerca de sus últimos momentos en el espacio, que quizás, nunca se sabe, puedan guardarnos alguna inesperada sorpresa.

Pero más allá de los datos numéricos de la misión existe una reflexión que puede hacerse. La foto que puedes ver más arriba fue tomada por Cassini hace 4 años a más de 1500 millones de kilómetros de la Tierra… simplemente no existe siquiera una forma de poder imaginarse qué tan grande es esa distancia.

Ese pequeño punto brillante suspendido en la oscuridad del espacio, señalado por una pequeña flecha, es nuestro planeta. Es en donde estamos habitando en estos momentos. ¿Cuántas cosas han cambiado en 4 años? Pero el pequeño punto brillante sigue siendo el mismo.

Carl Sagan, en su libro Un punto azul pálido: Una visión del futuro humano en el espacio, señalaba que, aunque la Tierra puede parecer poco interesante desde puntos de vista tan lejanos, para nosotros es completamente diferente. «Considera de nuevo ese punto. Eso es aquí. Es nuestra casa. Eso, somos nosotros».

«Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina de este píxel sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el universo».

Carl Sagan continúa reflexionando sobre la importancia que no tenemos en el universo invitándonos a darnos cuenta de que «nuestro planeta es un solitario grano en la gran y envolvente penumbra cósmica» Sagan continúa diciendo que, «en nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos».

«La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar». «Para mí» —señala Sagan— «subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amable y compasivamente, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que siempre hemos conocido».

La reflexión de Sagan es terriblemente acertada, incluso aunque no esté hablando de la foto de Cassini, sino de una foto publicada hace 27 años por la nave espacial Voyager I. Parece que las cosas no han cambiado mucho desde entonces. Pero quizás aún no sea tarde para comenzar a hacerlo. Necesitamos hacerlo. El pequeño punto brillante seguirá brillando de todas formas durante millones de años, pero es nuestra responsabilidad quererlo y cuidarlo si pretendemos seguir habitando en él.

Fuente: vix.com

image_pdfimage_print
Scroll Up