Saltar al contenido

¡Hágase la luz! Los sistemas de iluminación inteligentes llegan a tu coche

El automóvil lleva evolucionando más de 130 años. No es, por tanto, un invento ‘de ayer’ precisamente. Son dueños y señores de las ciudades, el sector mueve cantidades ingentes de dinero anualmente y como se ha comentado alguna vez, es uno de los desarrollos del ser humano que más han influido en su sociedad.

Pero es curioso fijarse, que ha sido ahora, de unos años a esta parte, cuando se ha comenzado a avanzar realmente en lo respectivo a los sistemas de iluminación.

Hay muchos estudios que afirman que muchos de los accidentes con víctimas mortales se producen de noche. De hecho, según la fuente son más de la mitad. Es evidente que hacía falta una inversión importante en este apartado, para complementar al resto de asistentes a la conducción que se han ido desarrollando durante las últimas décadas. Tanto el ABS, como el control de estabilidad o la ayuda en frenadas de emergencia de poco sirven, si quien va a los mandos del vehículo no ve por dónde debe circular.

LAS FUNCIONES DE ILUMINACIÓN HAN MEJORADO MUCHO LA SEGURIDAD, INTENTANDO MOLESTAR LO MÍNIMO AL RESTO DE USUARIOS
Pero de un tiempo a esta parte, hemos sido testigos de un avance considerable en sistemas de iluminación que han logrado no sólo mejorar la visión por las noches, sino que se ha llegado a un punto en el que el conductor puede olvidarse al completo del sistema de luces. Las funciones de encendido automático, cambio de cortas a largas sin intervención de quien conduce y hasta sistemas adaptativos, que modifican su haz de luz para mejorar la calidad de iluminación, han mejorado muchos enteros la seguridad y además, molestando lo mínimo posible al resto de usuarios de la vía. Sobre todo, a aquellos que circulan en dirección contraria.

El mayor avance en este apartado ha sido la llegada, primero, de los faros de LED, que dejaron atrás con facilidad pasmosa a los faros con descarga de xenón (otro de los avances importantes en iluminación). Pero después, la aparición de los faros láser han llevado la iluminación en los automóviles a un nivel especialmente tecnológico. Estos sistemas combinados con diversos sensores, cámaras y controles electrónicos, han permitido que los sistemas de luces actuales sean muy espectaculares en cuanto a capacidad de iluminación, pero también especialmente seguros y cómodos de utilizar por su funcionamiento automático.

LOS FAROS LED Y LOS FAROS LÁSER HAN SIDO DOS DE LAS GRANDES NOVEDADES, JUNTO A LA COMODIDAD DEL FUNCIONAMIENTO AUTOMÁTICO
No son pocos los conductores que se quejan sobre la cantidad de automatismos incorporados en los automóviles actuales. Pero es cierto, que un sistema de luces automático mejora y mucho, la seguridad al volante, al evitar que el conductor tenga que manejar el mando de luces cada vez que se cruza con otro vehículo. De esta forma puede concentrarse en lo importante: conducir. Si a esto le sumamos aquellos sistemas adaptativos, el aumento de seguridad circulando por la noche se multiplica exponencialmente.

Existen sistemas que son capaces de realizar un seguimiento de los vehículos que se acercan en dirección contraria, bloqueando ciertas parcelas del haz de luz proyectado para mantener, en ‘la sombras’, a los vehículos que vienen de frente sin necesidad, por ejemplo, de desconectar las luces de carretera (las largas). De hecho, pueden, incluso, modular el haz de luz para evitar deslumbramientos en días de lluvia o nieve.

Otro sistema interesante que supone un gran avance son los faros direccionales o con función de giro. Se trata de un desarrollo anterior a los faros LED y no digamos ya, a los faros láser. Los faros direccionales, como todos seguramente sabréis, dirigen el haz de luz según el giro del volante iluminando la curva y permitiendo, que podamos ver todo el trazado al completo. Los de función de giro, por diferenciarlos, suelen hacer uso de los faros antiniebla para iluminar el interior de las curvas y ayudar así, a una mejor visión de toda la calzada cuando nos enfrentamos a una curva.

Respecto a los faros con tecnología de luz láser, son la última innovación en este campo con varias marcas implicadas. Se trata del sistema más potente y luminoso que se ha creado hasta la fecha y pueden iluminar hasta 600 metros por delante del coche. Es, aproximadamente, el doble de distancia conseguida con los faros LED. La luz que emite es muy blanca, muy cercana a la luz del día y para rematar, son adaptativos pudiendo reducir su haz de luz de forma selectiva. No obstante, este sistema se emplea únicamente para las luces de carreteras. Al menos por el momento.

Fuente: motorpasion.com

image_pdfimage_print
Scroll Up