Saltar al contenido

Estas son las 10 lesiones que puede provocar el uso de zapatos de tacón alto

La protesta, que de momento no ha encontrado una buena recepción en el gobierno, con polémicas declaraciones del ministro de Trabajo, que ha dicho que la medida es «necesaria y razonable», refleja un problema enquistado en casi todas las economías y ámbitos laborales del mundo. Por citar solo unos ejemplos, Norwegian Airways recibió las quejas de sus azafatas por exigir un parte médico que justificara el no uso de tacón.

También el festival de Cannes en 2015 vivió la protesta de la actriz Julia Roberts, que se presentó descalza para denunciar el hecho de que a las mujeres se las obliga a posar para la gala en la alfombra roja con tacones. Otro caso es el de la recepcionista inglesa Nicola Thorp, que fue despedida de su puesto en PwC por negarse a llevar tacones. Afortunadamente, en algunos países este tema encuentra la sensibilidad de las autoridades: en 2017, la provincia de la Columbia Británica, en el oeste de Canadá, promulgó una ley que prohibe a las empresas incluir en su código de vestimenta el tacón alto, al considerarlo una exigencia discriminatoria.

Una fuente de lesiones en espalda y piernas

Estas protestas están totalmente justificadas si se atiende al amplio rango de lesiones traumáticas y trastornos anatómicos que puede implicar el uso de esta prenda de calzado y que pueden volverse crónicas si no se restringe.

  1. «El primero de los problemas es postural», explica el traumatólogo Carlos Sabaté, «ya los tacones empujan el cuerpo hacia adelante, forzando así una desviación en las vértebras lumbares al mantener tanto la cadera fuera de la alineación de la columna».

  2. «Además, pueden generar un aumento del desgaste articular tanto en la rodilla como en los tobillos, ya que cuanto más alto es el tacón, más presión genera en estas articulaciones», añade el doctor, que explica que este calzado incide particularmente en la cara interior de la rodilla, provocando osteoartritis de rodilla, la variedad más frecuente entre las mujeres. Un estudio de 2010 sugiere que el uso habitual de tacón alto aumenta un 26% el riesgo de padecer esta dolencia.

  3. El doctor también destaca que la incidencia de lesiones poresguince de ligamentos o torcedura de tobillo durante el uso del tacón «es mucho más alta que cuando se usa zapato plano» y apostilla que «varias lesiones en un mismo tobillo pueden dar lugar a elongaciones que debiliten el ligamento y por tanto hagan las torceduras más recurrentes, en un círculo vicioso».

  4. A nivel de pantorrilla, el facultativo destaca que el uso de tacón puede dar lugar a una hipertrofia de los gemelos: «crecen demasiado, se abultan y se acortan descompensando otros músculos y creando propensión a las contracturas».

  5. También comenta que el tendón de Aquiles tiende a acortarse con el uso del tacón, con lo que al quitarnos el zapato y coger el pie la postura normal, estirada, la tensión sobre el tendón acortado creará un dolor que puede convertirse en crónico. 

Los pies tampoco se libran
  1. La presión del calzado de tacón alto también se deja notar en la parte delantera del pie, pudiendo ser con el tiempo ser fuente de importantes dolores crónicos: «el crecimiento óseo en la articulación basal del dedo gordo es uno de ellos, y tiene el problema de que obliga al dedo a ir contra los otros, causando dolores».

  2. Adicionalmente el tacón puede provocar inflamaciones en los tejidos y articulaciones del antepié, lo que se conoce como «metatarsalgia«

  3. Otro trastorno anatómico son los juanetes, que son durezas en los laterales interdigitales provocadas por la muerte de las células por compresión, que se llenan entonces de secreciones de queratina, la misma sustancia que conforma las uñas o el pelo, como respuesta de resistencia a la presión. Estas durezas también provocan fuertes dolores cuando el zapato de tacón comprime el dedo.

  4. Finalmente cabe añadir la deformación anatómica conocida como«dedo de martillo»: «con el uso en compresión, los dedos segundo, tercero y cuarto del pie están replegados y sus músculos extensores terminan por atrofiarse, por lo que incluso en reposo y con calzado normal, siguen retraídos», explica el doctor Sabaté.

  5. El traumatólogo añade para terminar el «síndorme o neuroma de Mortón», que es una compresión del nervio que pasa entre los dedos tercero y cuarto al usar calzado demasiado estrecho, causando un dolor agudo, «como si nos quemaran la base del pie con un mechero». 

Fuente: eldiario.es

image_pdfimage_print
Scroll Up