Saltar al contenido

El telescopio TESS de la NASA encuentra un nuevo exoplaneta a 53 años luz de distancia

telescopio TESS de la NASA

TESS tiene como misión principal descubrir exoplanetas habitables en nuestro vecindario cósmico

Hace no mucho tiempo ya informamos de la importancia del telescopio TESS de la NASA para encontrar nuevos exoplanetas, y ya ha trascendido el descubrimiento de uno realmente peculiar a unos 53 años luz de la Tierra.

Recordemos que este telescopio, que básicamente viene a sustituir al veterano Kepler, que ha localizado miles de planetas extrasolares, tiene como misión hallar unos 20.000 nuevos exoplanetas en nuestra galaxia, a ser posible, intentando encontrar algunos que sean habitables y que en un futuro lejano los habitantes de la Tierra pudiéramos colonizar.

Según los estudios, registros y análisis de los científicos de la NASA, de aquí a 2030 habremos localizado cientos de planetas habitables con condiciones parecidas a las que presenta la Tierra, aunque de momento estamos un escalón por debajo, localizando mundos más sencillos de ‘observar’ por su tamaño, condiciones, etc.

El telescopio TESS de la NASA ya da sus primeros frutos

Recordemos que las siglas TESS responden a Transiting Exoplanet Survey Satellite, es decir, que usa el método del tránsito para para localizar exoplanetas, o sea, analizando el tránsito de estos ante su estrella y las fluctuaciones lumínicas emitidas por el astro producidas por este fenómeno.

Desde abril de 2018, TESS está en plena misión de localización de exoplanetas, y uno de los primeros ha sido este mundo extraño a 53 años luz que, según sus descubridores, sería una curiosa roca con gas.

De momento, el mundo ha sido bautizado como HD 21749b, gira alrededor de su estrella del mismo nombre sin la b y se ubica en la constelación de Reticulum.

Este exoplaneta completa una vuelta a su estrella en solo 36 días, por lo que está bastante próximo. Sería un mundo bastante ‘frío’ en su superficie, y es pequeño.

De momento, sería el mundo más frío de cuantos conocemos que orbiten estrellas muy brillantes, pero eso significa que su temperatura superficial media es de unos 150ºC, así que, es excesivamente cálido para un humano.

En ese mismo sistema podría haber un segundo planeta con una órbita bastante más pequeña y mucho más próximo a su estrella, apenas unos 8 días en completar una vuelta entera. El mismo podría tener un tamaño parecido al de la Tierra, pero requerirá más investigación para confirmarlo.

De momento, TESS seguirá investigando estrellas a menos de 300 años luz de la Tierra para buscar más planetas basándose en los datos de Kepler, que ha descubierto casi 3000 planetas en sus nueve años en órbita. Su sustituto ya ha localizado unos 200 candidatos, de los cuales solo tres han sido confirmados.

Fuente: okdiario.com

image_pdfimage_print
Scroll Up