El color de tu perro puede afectar a su longevidad

Perro labrador color chocolate

Perro labrador color chocolate PIXABAY

Ciertas mutaciones, a veces escogidas para hacer razas atractivas, traen problemas que acortan la vida de los perros

Los perros labradores color chocolate viven menos. Así de contundentes son los resultados de una investigación de la Universidad de Sídney (Australia) en que han analizado una muestra de 33.000 canes de esta raza en Reino Unido, donde es la más popular.

Los labradores marrón chocolate también tienen una mayor incidencia de infecciones de oído y enfermedades de la piel. Estos hallazgos han sido publicados en la revista Genética y Epidemiología Canina. La Universidad de Sídney recopila y analiza datos electrónicos de la salud de miles de perros. Y ahora quieren contrastar estos datos con los de la población perruna de Australia, donde esta raza también es muy común. En España, es la tercera más popular, según Veterinary Management Studies (2014).

En el Reino Unido, la longevidad media de los labradores amarillos o negros es de 12,1 años, más de un 10% superior a la de los marrones. La prevalencia de la inflamación del oído (otitis externa) era dos veces más alta en los labradores chocolate, que tenían cuatro veces más probabilidades de haber sufrido dermatitis pio-traumática (también conocida como punto caliente).

Así se hace un perro chocolate

En una misma camada pueden nacer cachorros de diferentes colores. Hay tres genes implicados en ello: el gen locus E determina si se produce un pigmento. El locus B determina la cantidad de eumelanina, el pigmento que hace perros negros si su cantidad en muy grande; o chocolate, si la densidad es menor. Por último, si se expresa el locus E recesivo (su pareja contraria o alelo), el perro sólo puede ser amarillo.

El autor principal, el profesor Paul McGreevy de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Sídney, dice que la relación entre el color de la piel y la enfermedad les sorprendió. “Las relaciones entre el color del pelaje y la enfermedad pueden reflejar una consecuencia inadvertida de la reproducción de ciertas pigmentaciones”. “Debido a que el color del chocolate es recesivo en los perros, el gen de este color debe estar presente en padre y madre para que sus cachorros sean chocolate. Por lo tanto, los criadores que se enfocan en este color pueden ser más propensos a criar sólo labradores portadores del gen del color chocolate. Puede ser que el conjunto reducido de genes resultante incluyea una mayor proporción de genes que favorecen las afecciones del oído y la piel”.

Perros de raza, más enfermos por contradecir a Darwin

En toda la población de labrador, los problemas de salud más comunes encontrados fueron obesidad, infecciones de oído y afecciones de las articulaciones. Pero esto es algo que se da en muchas otras razas, como saben bien en las clínicas veterinarias. “Un bulldog inglés no se parece en nada a un lobo originario, que es de donde provienen todos los perros, tras siglos y siglos de cruces”, explica el veterinario Héctor Martín, director de las clínicas Malasaña y Chueca.

Los llamados perros de raza son producto “del deseo humano, bien por carácter –como ocurre, por ejemplo, con los labradores–, bien por estética”, pero esas decisiones artificiales están lejos de ser adaptativas “saltándose las leyes de la selección natural, que se cortó hace mucho tiempo”. “Suelen tener ya problemas con los partos. Diría que la mayoría son cesáreas programadas”.

En el caso de los labradores, “es una raza con predisposición a la displasia de cadera y codo, así como cutáneos o epilepsia”, explica el veterinario. Por su experiencia clínica, de entre los perros de raza que le suelen llegar, destaca los carlinos. Tienen “muchas patologías propias, malformaciones en la columna que derivan a veces en compresiones medulares, patologías oculares por los pliegues [alrededor de sus ojos], no respiran bien, degeneraciones del cartílago de la laringe…” .

Perro carlino

Perro carlino DODOSD (CC)

Volviendo a los labradores, “encontramos que el 8,8% de los ejemplares del Reino Unido tienen sobrepeso u obesidad, uno de los porcentajes más altos entre las razas de perros en la base de datos VetCompass”, apunta el profesor McGreevy. La prevalencia fue mayor entre los perros machos que habían sido castrados.

Hay buenos criadores, pero también hay quien busca sólo la rentabilidad, sin tener en cuenta las futuras enfermedades

Los estudios genéticos actuales pueden ayudar bastante a evitar nacimientos de perros con dolencias hereditarias. “Últimamente ha evolucionado mucho la genética y muchas de estas enfermedades se pueden detectar antes de cruzarlos”, precisa Martín. “No quiero generalizar. Hay muy buenos criadores que tienen en cuenta estas características o patologías antes deldel cruce, pero en otros casos se hace una producción animal casi de granja, que busca rentabilidad a corto plazo”, sin tener en cuenta futuras enfermedades, concluye este veterinario.

Fuente: elindependiente.com