Saltar al contenido

Cómo arrancar nuestro coche si se queda sin batería

Arrancar nuestro coche aunque se haya quedado sin batería es posible, aunque debemos saber que nos exponemos a causar una avería bastante más costosa para nuestro bolsillo.
¿Quién no se ha quedado sin batería en el coche alguna vez? Por desgracia, es una situación que más o menos a todos nos ha tocado vivir. Pero tranquilos, que se puede arrancar aún así. ¿Cómo? Siguiendo una serie de consejos y recomendaciones que te vamos a dar a continuación.

La inercia, nuestra gran aliada

Para arrancar un coche que se ha quedado sin batería debemos hacer que éste ande. De esta manera, si estamos cuesta abajo podremos hacerlo solos por el efecto de la propia pendiente, mientras que si estamos en llano tendremos que contar con ayuda externa.

Dicho esto, lo primero que debemos hacer para arrancar un coche sin batería es poner el punto muerto -estamos hablando siempre de un coche manual, claro está- y accionar el contacto. Solo entonces suelta el freno y déjalo caer, o bien pide que te empujen. Cuando alcances cierta velocidad, pisa el embrague hasta el fondo y mete la segunda marcha. Una vez que sueltes el pedal izquierdo, el coche debería arrancar. Ojo si no lo hace, porque es más que posible que el pedal del freno se haya endurecido bastante y no responda como debe. No es que vayas a moverte a una velocidad de vértigo, pero puedes llevarte algún susto.

Si arranca el coche sin batería, ¿cómo debo conducir?

Si logras arrancar un coche que se ha quedado sin batería, lo normal es que ésta vaya recargándose mientras circulamos. Eso sí, su estado ya no será ni mucho menos óptimo, con lo que conviene adaptarnos a las circunstancias realizando una conducción suave y, sobre todo, evitando paradas innecesarias. Detener el vehículo puede ser mortal en estos casos.

Una vez arranque, ¿me libro de ir al taller?

Si tu coche se ha quedado sin batería y logras arrancarlo, tu lugar de destino debe ser el taller. Será allí donde examinen tu batería para decirte que hacer con ella, además de darte una opinión acerca de los motivos que ha producido la descarga. En ningún caso pienses que por haber logrado poner en marcha el vehículo, tu batería vuelve a estar como antes.

Arrancar el coche sin batería, un recurso de emergencia

Es cierto que arrancar el coche tras habernos quedado sin batería puede llevarse a cabo, pero también que, en la medida de lo posible, debemos evitarlo. Si lo hacemos, debemos saber que estamos exponiéndonos a una avería en el catalizador, cuyo coste económico es bastante superior al de una batería nueva. Si no vamos con excesiva prisa, llama a la grúa y que te arranquen el coche ellos, o bien utiliza unas pinzas con alguien que pueda ayudarte.

Fuente: okdiario.com

image_pdfimage_print
Scroll Up