Por mucho que uno lo intente, es imposible escapar de Facebook. “Yo es que no tengo cuenta”, dirán algunos. Da igual. ¿Tienes Instagram? ¿Whatsapp? Formas parte del Imperio Zuckerberg que, si fuera un país, sería el más grande del mundo con diferencia.