Mientras los políticos siguen dándole vueltas a cómo resolver el problema entre los taxistas y   las VTC, los fabricantes de automóviles ya están trabajando para prescindir de ellos.