Los secretos de la velocidad de obturación

La velocidad de obturación es uno de los tres pilares de la exposición. Ya hemos visto cómo funciona el diafragma, y todas las posibilidades que ofrece. Hoy vamos a conocer los secretos de la velocidad de obturación, desde su propia denominación hasta cómo conseguir diferentes efectos solo con su control preciso.

Como siempre, antes de empezar a analizar todas los secretos de la velocidad de obturación deberíamos buscar una buena definición para entender perfectamente de qué estamos hablando. Y sobre todo decidir si es correcto hablar de velocidad de obturación o sería más adecuado referirse a tiempo de obturación. En este caso voy a utilizar una fuente original, que no es otra que Ansel Adams:

Es el intervalo de tiempo, que se controla mediante el obturador, durante el cual se permite el paso de la luz a través del objetivo para exponer la película.

Por supuesto habría que actualizar la definición cambiando película por sensor. Pero todo lo demás se adapta perfectamente a los tiempos que corren. Hoy en día los obturadores son plano focales o electrónicos, y por supuesto estos últimos permiten una precisión sin parangón respecto a los plano focales que tenemos en nuestras réflex. También existen los centrales

Plano focal: Va montado cerca del sensor y consiste en dos cortinillas que funcionan con suma precisión. Cuando se libera la primera recorre todo el sensor permitiendo que reciba la luz. La siguiente sale a continuación en función del tiempo de obturación que hayamos elegido. Nunca, salvo en velocidades muy lentas, está expuesto a la luz todo el sensor. En realidad estamos ante un barrido de la realidad. Esto provoca una serie de problemas que todavía hoy se sigue arrastrando.
Central: Es el tipo de obturador de las cámaras de formato medio, como las Hasselblad. Una serie de laminillas en el interior del objetivo que permiten tomar una instantánea real, pues captura toda la escena en un solo tiempo.
Electrónico: Funciona encendiendo y apagando el sensor de imagen de la cámara para controlar la exposición en función del tiempo elegido. Es más silencioso y preciso.

Grand Prix of the A.C.F., 1913. La mejor forma de entender cómo funciona el obturador plano focal. Es una sucesión de instantes

Los plano focales y los electrónicos presentan el mismo problema, que es la posible distorsión del objeto fotografiado, pues nunca se impresiona en el sensor todo de golpe, bien por el desplazamiento de las cortinillas o por el corte de la corriente. Es muy famosa, para describir el problema, una de las primeras fotografías de Lartigue.


1/2000

Esto estaba solucionado en las primeras cámaras, pues el obturador no era otro más que la tapa del objetivo. Solo tenías que contar el tiempo, normalmente en segundos, por la baja sensibilidad, y listo. O apostar por una de formato medio.

¿Velocidad de obturación o tiempo de obturación?

Una de las grandes discusiones de los fotógrafos en las charlas de las asociaciones o a la hora de la última cerveza. Todo el mundo habla de velocidad de obturación, pero los detractores dicen que no hay un desplazamiento. Por tanto rechazan esta traducción del inglés shutter speed y prefieren hablar de tiempo de obturación.


1/30

Pero todo depende de como lo miremos. Realmente hay un desplazamiento de las cortinillas, que alcanzan velocidades extremas en un corto espacio de tiempo. ¿En qué nos fijamos? ¿De qué hablamos entonces? Tiempo de obturación parece más apropiado para lo que realmente hace el obturador, pero desgraciadamente me parece difícil terminar con una tradición de años, aunque si empezamos ahora…

De todas formas, para facilitar el trabajo de los fotógrafos y establecer una relación lógica con los diafragmas, los tiempos de obturación están en progresión geométrica con una relación 1:2. Así, cada cambio equivale a la mitad o al doble del valor contiguo:

1 sg, 1/2, 1/4, 1/8, 1/15, 1/30, 1/60, 1/125, 1/250, 1/500, 1/1000…

¿Con qué tiempo de obturación trabajo?

Todo depende de lo queramos conseguir, por supuesto. No hay reglas escritas y si las veis por ahí, lo mejor que podéis hacer es envolver el bocadillo de la excursión fotográfica del día con ellas. Hoy en día no debemos tener ninguna limitación. Puede depender del tipo de fotografía que hagamos. Pero es como el mundo de la moda. Hoy puedes ir con hombreras y nadie te puede decir nada. Es la libertad absoluta.

Hablan de velocidades lentas o rápidas. La diferencia entre una y otra depende del objetivo que utilicemos y de la velocidad del objeto que fotografiemos, así como su distancia respecto a la cámara. Me explicaré.


1/15

Para empezar la velocidad de obturación mínima a la que tenemos que trabajar con un objetivo es la inversa de su distancia focal. Para ser más claro, si estamos trabajando con un 50 mm la velocidad mínima de obturación para evitar que la fotografía salga movida será 1/50 o la opción conservadora más cercana 1/60.

Si estamos trabajando con cámaras con sensores más pequeños conviene ser igualmente conservador y disparar con su equivalente a 35 mm. Y si tenemos un zoom entre las manos la regla se aplica a la mayor distancia focal.


También 1/30

Respecto a la velocidad del objeto no es lo mismo detener a Usain Bolt que a un señor de 90 años. Los tiempos de exposición tienen que ser razonablemente distintos. Más rápida para congelar al velocista y más lenta para el abuelo. La distancia influye y mucho, así como el objetivo que estemos utilizando. No es lo mismo disparar con un 300 mm que con un 16 mm a un objeto en movimiento a distancias distintas.

El trípode y el tiempo de exposición

Eso sí, la clave para conseguir la máxima nitidez y la mínima trepidación es disparar siempre con la cámara sobre trípode, aunque usemos velocidades muy rápidas. Es verdad que ahora tenemos objetivos estabilizados que permiten disparar a velocidades muy lentas, pero nunca mejorarán a un soporte sólido y robusto.

Y si estamos trabajando con velocidades muy lentas, por debajo de la inversa de la distancia focal de nuestro objetivo, necesitamos el trípode más que el aire que respiramos. Es fundamental para difuminar el agua, para grabar las estelas de los coches o para impresionar las estrellas en el sensor.

Con él siempre mejoraremos la nitidez de nuestras fotografías, por encima de subir los tiempos de exposición. Pero como he dicho antes, siempre nos queda la experimentación, nuestros gustos y nuestro estilo. La trepidación por velocidades de obturación lentas no es mala, es expresiva siempre que esté justificada.


Con trípode

Y si de todas formas no nos sirven los tiempos que nos da la cámara en una situación de luz dada, siempre podremos trabajar con el diafragma y la sensibilidad, pero esto ya lo veremos más adelante. Ahora es tiempo de practicar.

Fuente: xataka.com




Olvídate del número de megapíxeles: lo que importa es su tamaño

A la hora de elegir una cámara o un teléfono que haga buenas fotos son muchos los que se aferran a un único criterio: el número de megapíxeles.A la hora de elegir una cámara o un teléfono que haga buenas fotos son muchos los que se aferran a un único criterio: el número de megapíxeles. La mayoría de empresas de tecnología usan esa cifra como un argumento publicitario, dando a entender que una mayor resolución equivale a mejor calidad de imagen, cuando en realidad es al contrario.

Un buen ejemplo de lo que supone nadar contra la corriente de engordar la resolución de las cámaras es la recién presentada Sony A7s, una máquina semiprofesional con un sensor full frame mucho más grande que el de cualquier móvil o cámara compacta, aunque con menor resolución que muchos de estos dispositivos: 12 megapíxeles. Un megapíxel menos que el del sensor Exmor RS también de Sony que se ha visto en bastantes teléfonos de última generación.

¿Se han vuelto locos en Sony lanzando la A7s? No, están enviando un mensaje a todos esos fotógrafos que no necesitan sacar ampliaciones en papel gigantescas de sus fotos, pero sí lograr una gran calidad de imagen. Sobre todo en entornos en los que hay poca luz, que es dónde normalmente los sensores de imagen más modestos, como los de los móviles, se desenvuelven peor si el fabricante hincha su resolución por cuestiones de marketing.

Además el sensor de esta cámara está preparado para usar toda su superficie a la hora de grabar vídeo con resolución 4K, algo que promete lograr imágenes en movimiento de gran calidad. Así que, al menos en lo que respecta a esta nueva cámara de Sony, los ingenieros han logrado ganar la batalla a los publicistas.

Al menos en lo que respecta a esta nueva cámara de Sony, los ingenieros han logrado ganar la batalla a los publicistasUna estrategia similar es la que mantiene HTC con la cámara de la denominada tecnología ultrapíxel que usan sus teléfonos One y One (M8). Ambos realizan fotos de sólo cuatro megapíxeles. Eso permite que cuando hacemos estas con poca luz el resultado sea mejor que el de muchos teléfonos de la competencia. Eso sí, con una resolución tan baja apenas hay margen para recortar un área de la imagen y modificar el encuadre de una foto.

Apple sigue la misma corriente que HTC, aunque de forma menos exagerada. La resolución de la cámara del iPhone 5S sigue siendo la misma que la del iPhone 4S, el iPhone 5 y el iPhone 5c: ocho megapíxeles. Una cifra inferior a la de casi cualquier otro móvil de alta gama. Aunque precisamente por eso el teléfono de Apple suele aparecer entre los mejores al analizar el rendimiento de las cámaras de los teléfonos más potentes del mercado.

Lo que importa es el tamaño del píxel
Por regla general, si comparamos dos cámaras que equipen un sensor de imagen del mismo tamaño, logrará mayor calidad la que tenga menos megapíxeles. Esto sucede porque cuanto menor es la resolución de la cámara mayor es el tamaño de los fotodiodos del sensor que captan la luz que se transformará en los píxeles de la foto.

Por regla general, si comparamos dos cámaras que equipen un sensor de imagen del mismo tamaño logrará mayor calidad la que tenga menos megapíxelesLa capacidad de una cámara para captar correctamente los detalles de la imagen depende en gran medida de lo grandes que sean esos fotodiodos, algo que se deja ver sobre todo cuando aumentamos la sensibilidad ISO para captar fotos o vídeos con poca luz. Pero también a la hora de mostrar detalles en las zonas más iluminadas y en las zonas más oscuras de una foto de alto contraste, como son por ejemplo las que tomamos a contraluz.

Por eso en vez de fijarnos en los megapíxeles de una cámara es mejor que nos fijemos en el tamaño de los fotodiodos de su sensor. Es lo que se conoce como tamaño del píxel. Pocos fabricantes proporcionan ese dato en las especificaciones técnicas de sus productos. Entre los que lo hacen están precisamente Apple y HTC, que alardean del tamaño de los píxeles del iPhone 5s, 1,5 micras, y de los HTC One, con píxeles de dos micras. Unas cifras que no están nada mal para la cámara de un teléfono. De hecho, el Samsung Galaxy S5 aunque usa un sensor de mayor tamaño, 1/2,6″, que el de esos dos móviles, 1/3″, el tamaño de sus píxeles es inferior: 1,12 micras.

Sensor de imagen de la Sony A7

Eso se debe a que los 16 megapíxeles del Galaxy S5 duplican la resolución del iPhone 5S y cuadruplican la de los HTC One. En cualquier caso, estos valores saben a poco si tenemos en cuenta que el tamaño del píxel en la Sony a7s es superior a las 8 micras, algo que por cierto demuestra lo lejos que siguen estando los teléfonos de igualar la calidad de imagen de muchas cámaras.

En cualquier caso, el tamaño del píxel y la resolución del sensor no es lo único que debemos tener en cuenta a la hora de escoger una cámara. La luminosidad del objetivo y saber si este cuenta con estabilizador facilitará mucho las fotos con poca luzEn cualquier caso el tamaño del píxel y la resolución del sensor no es lo único que debemos tener en cuenta a la hora de escoger una cámara. La luminosidad del objetivo y saber si este cuenta con estabilizador facilitará mucho las fotos con poca luz. También hay que tener en cuenta que hay tecnologías, como las del sobremuestreo de píxeles, que se usan en móviles como los Sony Xperia Z1 y Z2 de 20 megapíxeles o algunos Nokia, como el Lumia 1020 de 41 megapíxeles.

La elevada resolución de estos móviles se debe a que permiten usar un zoom digital de tres aumentos con buena calidad. Aunque para usar esa función hay que reducir la resolución a ocho megapíxeles en el caso de los Sony y a cinco en el caso del Lumia 1020. Además, esta técnica de sumar la información de varios píxeles no sólo se usa para lograr un zoom digital de calidad. También sirve para mejorar la imagen de las imágenes que captan estos móviles. Por eso las fotos disparadas a cinco megapíxeles con el Lumia 1020 son verdaderamente buenas. Incluso cuando disparamos de noche.

Un ejemplo de sobremuestreo es esta foto de 5 megapíxeles realizada con un Lumia 1020 de 41 megapíxeles

También debemos tener en cuenta el procesamiento de la imagen que hace el software de cada cámara. Hay fabricantes que inexplicamente fallan en ese aspecto una y otra vez. Como por ejemplo Sony, que suele aplicar un procesamiento a las imágenes que captan sus cámaras que no exprime las posibilidades de sus sensores. Dos firmas que sí hacen bien sus deberes en ese sentido son Olympus, cuyas cámaras de objetivos intercambiables logran fotos en modo .jpeg de una gran calidad. También Apple sabe hacer bien las cosas en ese aspecto, pues el procesamiento de las fotos en los iPhone e incluso de los iPad resulta muy convincente.

La fórmula mágica
Más de uno se preguntará si es posible calcular el tamaño de los píxeles de un sensor si el fabricante no proporciona ese dato. Pues bien, sí es posible y el método es relativamente sencillo. Basta con dividir el lado más ancho del sensor en milímetros entre el ancho en píxeles de la máxima resolución que podemos lograr con la cámara.

Basta con dividir el lado más ancho del sensor en milímetros entre el ancho en píxeles de la máxima resolución que podemos lograr con la cámara.Hagamos el cálculo con el sensor del iPhone 5S. Si echamos un vistazo a la tabla sobre tamaños de sensores de este artículo de Wikipedia vemos que un sensor de 1/3” como el de ese teléfono mide 4.80mm de ancho. Sus ochos megapíxeles proporcionan imágenes de 3.264 píxeles en su lado más largo. Al dividir los 4,80 mm entre los 3.264 píxeles obtenemos la siguiente cifra: 0,00147058823529 mm. Si pasamos de milímetros a micras obtenemos un valor de 1.4706 micras. Redondeando ligeramente para arriba obtenemos las 1,5 micras que Apple dice que tienen los píxeles del sensor del último iPhone.

Fuente: elconfidencial.com




Logitech presenta una cámara 4K

La BRIO Pro Webcam tiene calidad de video 4K Ultra HD y es capaz de optimizar la imagen para que el rostro del usuario se vea nítido, incluso en momentos de escasez de luz.

La gente de Logitech lanzó la BRIO 4K Pro, una Webcam que ha sido considerada como la mejor de la historia, pues el equipo ofrecerá una experiencia premium de video en 4K en equipos de escritorio, pero también cuando hagas emisiones en directo.

La webcam, considerada la más sofisticada creada por Logitech, ofrecerá la experiencia de video de mayor calidad hasta el momento, así como una madurez digital al servicio de personas que trabajen en una oficina, pero también para los usuarios que trabajen desde casa, entre ellos vloggers, youtubers y todos aquellos que compartan vídeos en streaming y quieran hacerlo con una webcam que les ofrezca las mejores prestaciones.

Logitech BRIO es un dispositivo de alta gama, que tiene un diseño plegable para facilitar su instalación en la parte superior de la pantalla y proporciona una resolución máxima de 4.096 x 2.160 píxeles a 30 FPS, Full HD a un máximo de 60 FPS e incluso HD con 90 FPS.

Asimismo, ofrece un angular que alcanza los 90 grados, logrando una amplitud de imagen realmente excepcional. Por otro lado, incluye el Logitech RightLight 3 con HDR, capaz de optimizar la imagen para lograr que el rostro del usuario sea nítido en diferentes condiciones lumínicas que pueden ir desde escasez de luz hasta luz solar directa.

Con todas estas credenciales sobre la mesa, la nueva Logitech BRIO 4K Pro Webcam te habrá conquistado. Puedes hacerte con ella a un precio que rondará los 239 dólares.

Fuente: pcworlenespanol.com




Cómo hacer fotos y vídeos en 360º (y las mejores cámaras para practicar)

Ya no necesitarás equipamiento profesional ni gastarte una fortuna para hacer fotos y vídeos en 360º. Las cámaras capaces de captar imágenes de 360 grados comienzan a llegar a las tiendas.

Pero hay un problema: nadie sabe muy bien cómo usarlas. Durante varios días hemos estado captando imágenes y viéndolas con una de estas cámaras, la LG Cam 360, y utilizando además las gafas de realidad y el smartphone LG G5 de la compañía. El resultado es más esperanzador de lo que pensábamos.

La LG Cam 360 es solo una de las últimas cámaras para tomar fotos en 360. Hay un buen puñado, como la Samsung Gear 360, la Ricoh Tehta S o la Kodak PixPro SP360. Ninguna está realmente diseñada para lograr una experiencia de realidad virtual profesional, sólo han sido pensadas para experimentar a nivel casero con ellas. Aunque permiten hacerse una idea bastante clara de lo que supone captar imágenes de 360 grados y verlas en unas gafas de visión estereoscopica, en un teléfono móvil o en el ordenador.

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir una cámara para fotos 360? Dos cosas: el número de objetivos y la resolución de las imágenes
Lo primero que hay que saber es que no es necesario una cámara especial para hacer fotos envolventes. En webs como Fotografía 360 se pueden encontrar numerosos artículos para aprender a hacer fotos de esa clase disparando varias tomas con una cámara réflex o una compacta avanzada. Aunque el proceso es mucho más engorroso que utilizar una cámara diseñada para captar con un sólo disparo una foto de 360 grados.

Aún son muy pocas las cámaras que permiten eso: la LG de nuestra prueba, la Gear 360 de Samsung y la Ricoh Theta. En el terreno profesional se pueden encontrar dispositivos mucho más sofisticados, como la cámara Nokia OZO. A caballo entre ambos mundos está la anunciada Nikon KeyMission, una cámara de acción preparada para captar imágenes de 360 grados. Aunque este modelo aún no ha llegado a las tiendas.


(Foto: Ramón Peco)

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir una cámara para realidad virtual? Fundamentalmente dos aspectos: el número de objetivos con los que cuenta (dos en los modelos no profesionales), la resolución de las imágenes que son capaces de captar y el tipo de sensor. Tanto la LG 360 como la Ricoh Theta cuentan ambas con la ventaja de que podemos controlarlas desde un gran número de teléfonos mediante una aplicación, algo fundamental porque estas cámaras no cuenta con una pantalla incorporada. La cámara de Samsung sólo puede controlarse con algunos de los últimos Galaxy de la serie S.

Cómo tomar fotos envolventes
Captar imágenes fijas de 360 grados como las que vemos en Google Street View permite poder observar todo lo que rodea a la cámara. Por lo que resulta ideal para cierta fotografía documental y, evidentemente, para captar paisajes. Las limitaciones de esta tecnología las pone la imaginación. Las fotos de 360 grados pueden ser útiles para realizar fotos inmobiliarias o para captar imágenes deportivas. La agencia de fotografía Getty de hecho va a proporcionar a sus fotógrafos cámaras de 360 grados en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Una de las cosas que más llama la atención de estas cámaras son sus objetivos, que abarcan un gran ángulo de visión. Eso provoca que los objetos ubicados a unos cuantos metros se vean muy lejanos. Al menos si visionamos estas imágenes en la pantalla de un teléfono o de un ordenador. Algo que no sucede cuando utilizamos unas gafas de realidad virtual.

Tampoco hay que perder de vista que por exótica que sea esta tecnología al fin y al cabo lo que se obtiene con ella son fotos. Por eso las imágenes de 360 grados deben ser entendidas como cualquier otra foto a la hora de ajustar los controles de la cámara. La aplicación para controlar la LG Cam 360 permite variar la exposición, el enfoque, la velocidad y la sensibilidad ISO. Es todo un reto ajustar estos parámetros teniendo en cuenta las diferencias de luz que pueden aparecer en una escena de 360 grados.

Hemos observado que por baja que sea la sensibilidad ISO que ajustemos en la LG Cam 360 su calidad de imagen no es demasiado buena: los píxeles son demasiado visibles, sobre todo al ver las fotos con las gafas de realidad virtual. También se deja notar la aberración óptica que se produce en los bordes de cada uno de los objetivos, lo que provoca que en la zona en la que se cosen las dos imágenes se aprecie una notable falta de nitidez.

Pero si hay un aspecto que la fotografía envolvente pone patas arriba del lenguaje fotográfico es a la hora de componer: elegir lo que va a aparecer en la imagen y el ángulo de la toma. Como es evidente en las imágenes de 360 grados se capta todo el espacio que nos rodea. Eso plantea ciertos retos.

Un consejo: usa un trípode barato
Es difícil que nosotros no aparezcamos en la foto. Algo que podemos evitar si usamos el teléfono para controlar la cámara. En el caso de la LG Cam hemos comprobado que el alcance de la señal es de unos 20 metros. Lo que facilita que podamos colocar la cámara en un punto y escondernos detrás de algún elemento del entorno, como puede ser un árbol.

También hay que saber que a pesar de que captemos todo lo que rodea a la cámara debemos seguir teniendo en cuenta tanto el ángulo en el que la colocamos como la inclinación de esta respecto a la línea del horizonte. Para hacer esto último puede ser buena idea usar un trípode de patas flexibles y usar la pantalla del teléfono como referencia ajustando el modo de visión de 180 grados.

En lo que respecta a la grabación de vídeo hay que tener en cuenta al componer la imagen lo mismo. Si deseamos grabar imágenes moviendo la cámara lo ideal es colocarla por encima de nosotros con un palo para selfis o cualquier monopie. Eso sí, debido a que la LG Cam 360 no cuenta con estabilizador de imagen si vemos estos vídeos con gafas de realidad virtual el mareo puede ser tremendo. En ese caso lo mejor es que la cámara se encuentre completamente quieta, para ello debe usarse un trípode.

Una vez que se tienen en cuenta estos consejos ya sólo queda experimentar. Eso sí, hay que tener en cuenta que más de uno puede acabar decepcionado al comprobar las limitaciones actuales de esta tecnología en equipos domésticos. Por lo que si mantenemos a raya las expectativas es probable que disfrutemos más de la experiencia.

Fuente: elconfidencial.com




Las mejores aplicaciones para tomar y editar fotos con tu móvil

De pago y gratuitas. Para Android y para iOS. La oferta es grande, pero existe mucha morralla. Esta lista reúne aquellas que no deberían faltar en tu ‘smartphone’.  

Un aluvión de aplicaciones de fotografía prometen milagros para nuestros dispositivos Android e iOS. A la hora de la verdad, la mayoría deja mucho que desear, no ofrecen todo lo que venden o son clones de otras. Hemos dibujado un mapa particular de ‘apps’ para evitar perdernos en esta jungla de edición y filtros.
Los criterios seguidos durante nuestra selección de aplicaciones de fotografía gratuitas y de pago para Android e iOS son su calidad, si cuentan con características innovadoras, su facilidad de uso y si ofrecen todo lo que prometen.

Aplicaciones gratuitas
Snapseed (Android, iOS). Una aplicación de edición de imágenes imprescindible aunque ya contemos con otras. Snapseed de Google dispone de funciones muy avanzadas para editar las fotos e incluso soporta imágenes en formato RAW. Algo bastante interesante para todos los que cuenten con un móvil Android que disponga de esa función.

También viene con un enorme repertorio de filtros que pueden ser personalizados fácilmente. Su mayor pega es que algunos de estos filtros, como los de la categoría Drama, son tan usados que si echamos mano de ellos es posible que logremos imágenes demasiado parecidas a muchas otras que circulan por internet.

Snapseed

Lightroom (Android, iOS). Quizá la aplicación de edición fotográfica más interesante de todas las que existen. No sólo por la gran variedad de funciones que incorpora, sino también porque se nota la experiencia de Adobe a la hora de procesar las imágenes sin alterar demasiado la calidad final de las mismas, uno de los puntos débiles de muchas otras aplicaciones.

Los usuarios que utilicen la versión de escritorio de Lightroom y cuenten con una suscripción a Adobe Creative Cloud podrán sincronizar las fotos de su ordenador en su teléfono o tableta. Los cambios en la imagen se sincronizan en todos los dispositivos. Damos fe de que es tremendamente cómodo poder trabajar de esa forma.

Lightroom

Open Camera (Android). Esta aplicación de cámara para Android será muy útil para todos aquellos que dispongan de un teléfono cuya aplicación nativa para tomar fotos o grabar vídeos sea muy pobre, aunque no sólo estos podrán utilizarla. Cuenta con un buen número de funciones, entre las que se encuentran las de estabilización de imagen, pero también otras más minoritarias como la que permite cambiar la apariencia de la aplicación para que pueda ser usada por zurdos.
La aplicación también permite usar controles manuales si el teléfono es compatible con ellos y dispone de funciones muy interesantes para los que quieran grabar vídeo profesional, como es el soporte en algunos dispositivos de micrófonos externos.

VSCO Cam (Android, iOS). A pesar de que, como Instagram, VSCO Cam es una aplicación pensada para publicar fotos en su propia red social, también cuenta con la posibilidad de editar las imágenes y poder descargarlas en el propio teléfono a su resolución original. Por lo que vayamos o no a publicar en internet las imágenes tratadas con ella podemos utilizarlas libremente.

Lo mejor de VSCO Cam son sus filtros, muchos de ellos tienen un inconfudible estilo melancólico, simulando una película velada de bajo contraste. Como elimina parte del contraste de la foto, el ruido que pueda tener la imagen es menos molesto. Algunos de estos filtros son muy útiles cuando hacemos fotos con poca luz. También resulta interesante el servicio que ofrecen para imprimir fotos y libros de gran calidad con nuestras imágenes.

Pixlr (Android, iOS). Uno de los editores fotográficos más veteranos y completos que existen. Una de las cosas más llamativas es que permite fusionar varias imágenes para crear collages fotográficos con el estilo de los populares créditos de la serie televisiva True Detective). Aunque esta es sólo una más de una enorme variedad de funciones.

Por ejemplo, es de los pocos editores fotográficos gratuitos que permite poner texto sobre las imágenes de forma avanzada. También dispone de pinceles para realizar ediciones por zonas de la imagen, algo que por ejemplo nos permite oscurecer zonas demasiado iluminadas de una imagen, como un cielo sobreexpuesto.

VSCO Cam

Aplicaciones de pago
Enlight (iOS). Este editor fotográfico es quizá el más avanzado de todos los que existen para móvil. De hecho, es lo más parecido a una versión de Photoshop en miniatura. Lo mejor de todo es que una vez adquirido no se nos cobra por incorporar nuevas funciones.

La lista de sus características es sorprendente: permite eliminar elementos de una imagen de forma inteligente, trabajar con capas, alterar los principales parámetros de una imagen retocar retratos y un largo étcetera. Por supuesto no falta una buena cantidad de filtros fotográficos. También hay que destacar que se encuentra traducido completamente al castellano y dispone de un buen número de recursos de formación para sacarle todo el partido.

Enlight

Afterlight (Android, iOS). Aplicaciones que permitan usar filtros hay muchas, pero con bastante frecuencia estos filtros han sido realizados con poco criterio. Afterlight sin embargo dispone de 74 filtros realizados con buen criterio. Algunos realizados por fotógrafos.

La aplicación también incluye 78 texturas naturales y 128 tipos de marcos para añadir a las fotos y cuenta con herramientas de edición básicas. Otro punto fuerte es su tremenda sencillez. Es una de las aplicaciones de retoque fotográfico más veteranas y más vendidas en las tiendas de Apple y Google.

ProCapture (Android). Entre la aplicaciones de cámara alternativas para Android destaca esta por una función muy especial: es capaz de reducir el ruido de la imagen disparando dos tomas que fusiona en una foto final con menos ruido. Eso sí, es importante mantener el móvil lo más quieto que sea posible, no fotografiar objetos en movimiento y tener un poco de paciencia para que se realice el procesamiento de la imagen.

Más allá de eso ProCapture también incluye otras opciones interesantes, como poder visualizar antes de hacer la foto la imagen en blanco y negro si disparamos en ese modo o la posibilidad de hacer fotos nocturnas con una función especialmente dedicada para eso.

Procapture

Horizon Camera (Android, iOS). Aunque se conoce sobre todo por permitir grabar vídeos en horizontal sujetando el teléfono en vertical, Horizon también permite hacer fotos logrando que estas no nos queden torcidas. Para ello analiza la imagen que estamos encuadrando y automáticamente gira en la pantalla el área que vamos a capturar.

Su efectividad, sin ser total, es bastante alta. También incluye algunos paquete es de filtros que se pueden ver en vivo mientras componemos la imagen. La única pega es que la resolución de la foto que hagamos se reduce debido a que se aplica un recorte a la imagen. A pesar de eso las fotos pueden ser usadas en redes sociales.

ProCam 3 (iOS). Una de las aplicaciones de cámara más completas que existen para iPhone. Dispone de numerosas opciones para controlar la cámara manualmente a la hora de hacer fotos. Incluyendo opciones para impedirnos disparar hasta que el teléfono no se encuentra quieto, otras para hacer fotos nocturnas de larga exposición y además permite almacenar las imágenes que hagamos en formato Tiff, lo que minimiza el deterioro de la imagen al editarla con otras aplicaciones o con un ordenador.

A sus funciones como cámara de fotos hay que sumar las de vídeo, permitiendo realizar filmaciones con una resolución diferente a la que permite por defecto el iPhone. Además incluye también herramientas de edición para las fotos. Entre estas se incluyen filtros bastante curiosos, como el que nos permite simular un caleidoscopio.

ProCam 3

SKRWT (Android, iOS). Esta aplicación de pago es una de las más útiles para mejorar el encuadre y la perspectiva de nuestras imágenes. Algo sumamente importante en teléfonos móviles, pues los objetivos de sus cámaras con frecuencia distorsionan en exceso la escena que queremos fotografiar.
Además de poder modificar la perspectiva horizontal o verticalmente para que las líneas de la composición se vean paralelas, también es posible corregir las distorsiones esféricas que se producen en muchas fotos. Sobre todo cuando fotografiamos muy de cerca objetos que cuentan con un gran número de líneas rectas.

Fuente: elconfidencial.com




Jaguar y Go-Pro, una alianza de éxito

Mantener la deportividad junto a la última tecnología es la apuesta de Jaguar para el futuro.

El fabricante británico anuncia la mejora de su gama F-Type, en la que desde ahora incluye nuevas aplicaciones para mejorar la experiencia de conducción.


La app ‘ReRun’ combina los datos del coche con un vídeo de Go-Pro.

F-Type, el modelo más dinámico, deportivo y de más alto rendimiento de Jaguar, introduce en su actualización de 18MY (año/modelo) un aspecto exterior renovado, un vanguardista sistema de infoentretenimiento y la pionera app ‘ReRun’, que combina los datos del vehículo con un vídeo de Go-Pro, para mejorar la experiencia de conducción.

La nueva gama F-Type 18MY ofrece más tecnología pensada para el conductor y más versiones que nunca, con 28 variantes que van desde la codiciada tracción trasera del F-Type de 340 CV, hasta el F-Type SVR con tracción a las cuatro ruedas, que puede alcanzar los 320 km/h y que está llamado a ser el superdeportivo para cualquier climatología por excelencia de Jaguar.

El sistema de infoentretenimiento Touch Pro mejora considerablemente la experiencia de conducción.

Desde ahora, todas las versiones del F-Type están equipadas con el sistema de infoentretenimiento Touch Pro. Entre sus características cabe destacar la respuesta ultrarrápida, el manejo similar al de una tablet, las funciones de navegación inteligente (como compartir la hora prevista de llegada) y servicios online como el tráfico y los partes meteorológicos en tiempo real.

En cuanto al interior, incorporación de ligeros asientos de perfil fino y el nuevo acabado de los embellecedores en cromo y aluminio aumentan la sensación de confort.


Entre las nuevas prestaciones, Jaguar ha incorporado un nuevo sistema que facilita el estacionamiento aportando la máxima seguridad en cada movimiento.

Para conmemorar esta actualización del modelo se ha creado una exclusiva edición denominada ‘400 SPORT’, que saldrá a la venta en todo el mundo pero únicamente dentro de la actualización 18MY. La potencia de 400 CV del motor sobrealimentado V6 3.0 de la nueva versión se complementa con un chasis mejorado que incluye el sistema de frenado `Super Performance’, el dispositivo electrónico Configurable Dynamics y llantas de 20 pulgadas con el exclusivo acabado en Dark Satin Grey.

Nuevo sistema de estacionamiento
La amplia gama de sistemas de asistencia diseñados para el conductor del F-Type se suma ahora una función de estacionamiento semiautomatizado diseñado para que resulte más rápido y fácil aparcar en batería incluso en los espacios más estrechos. Al pasar junto a un posible espacio disponible para estacionar, los sensores ultrasónicos del vehículo calculan sus dimensiones. Si el espacio es adecuado, el sistema se encarga de todos los movimientos del volante: el conductor sólo tiene que pulsar un botón, meter la marcha atrás y controlar el acelerador y el freno. El sistema también puede guiar al vehículo para salir del espacio a la hora de marcharse.

Fuente: gentleman.elconfidencial.com




Probamos la Yi M1: la primera cámara ‘low cost’ de Xiaomi

Con objetivos intercambiables MTF, es una alternativa interesante por su buena relación calidad-precio. Pero los resultados que ofrece son mejorables. El ecosistema de Xiaomi se expande hacia el infinito gracias al universo de empresas asociadas que desarrollan y fabrican todo tipo de aparatos ‘inteligentes’.

Desde un robot aspirador, hasta una olla para cocer arroz de mil formas diferentes. El objetivo es integrarlos en la plataforma de la marca china para crear el hogar del futuro y dar sentido a la todavía nebulosa idea del ‘internet de las cosas’.

En ese encomiable empeño, la especialista en imagen Xiaoyi se estrenó hace ya algo más de un año con el lanzamiento de una cámara de videovigilancia casera y, un poco después, plantó cara a las Hero de GoPro con el estreno de una cámara de acción, la Yi 4K, que cuesta menos de 200 euros. Ahora, el salto es mucho mayor, porque la Yi M1 es la primera cámara —sin espejo— de objetivos intercambiables que fabrica para tratar de tú a grandes multinacionales de una industria en la que aparentemente no hay hueco para nuevos nombres.

Sobre el papel, la M1 es muy atractiva. Monta un sensor Sony IMX269 —MTF, micro cuatro tercios— de 20 megapíxeles que graba vídeo hasta en calidad 4K —a 30 fps como máximo—, crea archivos RAW, incorpora una pantalla táctil HD de 3 pulgadas, pesa sólo 280 gramos, y, sobre todo, asegura ser la cámara con mejor conectividad del mercado. Cuenta además con dos tipos de objetivo: un zoom 12-40mm —equivalente a un 24-80 en las cámaras ‘full frame’— con una luminosidad estándar de f3.5 a 5.6, y una lente fija de 42,5 milímetros —equivalente a un 85mm tradicional— con una luminosidad mucho mayor —f1.8—. Además, gracias al sistema MTF que adopta, la cámara es compatible con más de 50 objetivos fabricados por otras marcas.

La Yi M1 es la primera cámara —sin espejo— de objetivos intercambiables que Xiaomi fabrica para tratar de tú a las grandes multinacionales
Y no hay duda de que el precio es uno de sus mayores atractivos. Porque la Yi M1 cuesta menos de 400 euros con el zoom, y también se puede conseguir en un ‘pack’ que incluye ambas lentes por menos de 500 euros. En Teknautas hemos probado la cámara únicamente con el zoom, que es un objetivo más práctico en la mayoría de situaciones pero que también ofrece una menor calidad de imagen y resulta bastante voluminoso.
Hemos comparado los resultados con los que ofrece la Sony RX100 Mark III, que cuesta aproximadamente el doble aunque no es de objetivos intercambiables, para determinar si realmente la relación calidad-precio es tan buena como afirma la empresa asociada a Xiaomi. Habrá quien opine que la comparación se debería hacer con un aparato más barato para jugar en igualdad de condiciones, pero, teniendo en cuenta que la garantía es de solo un año y que se sirve desde China, creemos que la relación calidad-precio resulta vital para decantarse por ella.


(Zigor Aldama)

La primera impresión, sin duda, es agridulce. Por un lado, la Yi M1 es una cámara bonita —nosotros hemos probado la plateada, aunque existe otra negra—. Da el pego y aparenta gran calidad. No obstante, esa apreciación visual se desmorona en cuanto entra en escena el tacto. El cuerpo, fabricado íntegramente en plástico, es liviano pero da la sensación de ser poco sólido. De hecho, en algún momento incluso parece una cámara de juguete, y en la empuñadora de caucho se adhieren rápidamente infinidad de partículas de polvo.

Claro que poco importa todo esto si toma buenas fotografías. Hay que reconocer que está en desventaja con la Sony porque monta un objetivo de menor calidad, y eso se nota sobre todo en las tomas con poca luz. Mientras la cámara japonesa puede echar mano de una lente más luminosa, la china se ve obligada a forzar la sensibilidad y aumentar el ISO —opera hasta 25.600, pero a partir de 6.400 se llenan de ‘ruido’—, algo que luego repercute en la calidad de la imagen. Más adelante se pueden comparar las imágenes tomadas con ambas cámaras en las mismas situaciones. No obstante, en condiciones de buena luz, utilizando en modo manual la misma configuración, la M1 es un rival muy decente. En programa automático, sin embargo, las mediciones de Sony resultan un poco más satisfactorias.


Imagen nocturna tomada con la cámara de Sony. (Zigor Aldama)

En condiciones de poca luz, la óptica de la Yi M1 palidece frente a la experiencia de Sony, como se puede ver bajo estas líneas.


Imagen tomada con la Yi M1. (Zigor Aldama.

Eso sí, la M1 cuenta con algunas ventajas que se deben tener en consideración. La primera es la pantalla táctil. La resolución y la calidad de la imagen no son comparables a las de la Sony —y tampoco a las de cámaras compactas de Fuji—, pero el hecho de que se puedan elegir los menús tocando sobre ella es algo que, en la era de los ‘smartphones’, muchos agradecerán.

También se puede elegir así el punto de enfoque entre los 50 de la cámara, y lo mismo sucede a la hora de ver y de pasar las imágenes, o de borrarlas. Además, aunque esto es para gustos, que el disparador de foto y de vídeo estén situados en una ubicación muy similar resulta práctico, aunque también es más fácil meter la pata y apretar el que no se buscaba.


(Zigor Aldama)

Por otro lado, las diferentes opciones de los menús son fáciles de utilizar, y el manejo es muy sencillo. Es más, incluye incluso una guía para hacer mejores fotos y plantillas que se superponen en la pantalla a la hora de disparar para encuadrar bien la toma. Así, por ejemplo, en modo retrato aparece una silueta recortada en negro para que el usuario coloque ahí al sujeto fotografiado y obtenga un mejor resultado. Es una función que también demuestra el público al que va dirigido: el ‘amateur’.

La Yi M1 viene equipada con bluetooth y wifi, pero no con chip NFC como la Sony, y dispone de una interesante aplicación para el móvil que permite ver y descargar las imágenes de la cámara en el ‘smartphone’. Es algo que facilita compartirlas en redes sociales o subirlas directamente a la nube, pero se echa de menos que sirva también para controlarla por control remoto y es evidente que todavía requiere de un mayor desarrollo.

La Yi M1 es un buen primer intento. La relación calidad-precio es interesante, pero no está al nivel al que nos tiene acostumbrados Xiaomi
Así, en condiciones normales de uso, la M1 logra resultados notables. Pero hay aspectos en los que resulta mejorable. Por ejemplo, aunque funciona correctamente, el enfoque podría ser más rápido y preciso, sobre todo con poca luz. La batería de 900 mAh ofrece hasta 360 disparos que se antojan pocos, y la sincronización con el flash —externo, porque la M1 no incorpora uno— es decepcionante porque no funciona el sistema automático TTL (probado con un Nikon SB-800). Por último, a quienes utilizamos cámaras convencionales con diversos diales nos cuesta adaptarnos al sistema táctil. En el lado más positivo, sorprenden las ráfagas de fotos de hasta cinco por segundo, y la calidad de la imagen es muy buena en algunas ocasiones.

Teniendo en cuenta todos los factores, cuesta dictar un veredicto rotundo sobre la M1. Sin duda, se trata de un buen primer intento que debe explotar todo su potencial en siguientes generaciones. La relación calidad-precio es interesante, pero no está al nivel al que nos tiene acostumbrados Xiaomi. Los usuarios más avanzados le verán demasiadas pegas, y es posible que los aficionados la consideren excesivamente voluminosa.


(Zigor Aldama)

En cualquier caso, es de agradecer que el ecosistema chino haya decidido atacar el sector de cámaras fotográficas, porque es muy probable que no tarde en ofrecer una alternativa que haga sudar al resto de marcas. De momento, la Yi M1 obtiene resultados decentes pero no espectaculares. Puede ser una buena opción para quienes quieran un acceso rápido a las redes sociales allá donde estén sin gastar una millonada, pero habrá que esperar un poco más para que resulte apetecible a todos los usuarios.

Fuente: elconfidencial.com




Samsung Galaxy S8, ¿la primera foto real?

Con todos los robots, vehículos autónomos, o televisores increíbles que se están viendo en CES 2017, resulta curioso que la imagen que está dando la vuelta al mundo es una que podría ser simplemente un retoque hecho con Photoshop; pero que para algunos es la primera imagen del próximo Samsung Galaxy S8, el móvil con el que la compañía coreana espera competir por fin con el iPhone 7 tras haber tenido que retirar del mercado sus Note 7.

La imagen ha sido publicada por Sammobile, el sitio web especialista en rumores sobre Samsung, y ya en la publicación se duda de que la imagen sea realmente del Galaxy S8, aunque el aspecto final del teléfono podría ser muy similar al de la foto.

La imagen muestra un móvil muy similar al Galaxy S7 edge con los marcos superior e inferior muy reducidos y sin el botón frontal de home actual en el que se sitúa el lector de huella dactilar del móvil. Aunque la foto no tiene una resolución o nitidez suficiente para apreciar bien si puede tratarse de un retoque, hay varios aspectos sospechosos, como el hecho de que no se muestren los botones de Android en pantalla o que el marco inferior sea más reducido que el superior. Ambos elementos tendrían explicación ya que Samsung podría haber incluido alguna forma de ocultar los botones cuando no se acerca el dedo a la parte inferior de la pantalla o alguna solución similar, y es también posible que el marco superior sea algo más amplio ya que debe albergar la cámara frontal, el altavoz superior (el auricular) y multitud de sensores.

La mayoría de rumores apuntan a un Galaxy S8 con los marcos superior e inferior muy reducidos, aunque se espera una estética algo distinta al actual Galaxy S7.
Sin embargo, a pesar de estos aspectos que hacen dudar y mucho de la autenticidad de la foto, lo que más se ha criticado es que el aspecto del móvil es demasiado parecido al del Galaxy S7, ya que se espera que Samsung ofrezca una evolución también en el apartado estético y no sólo “un Galaxy S7 con menos marcos”.

Con todo, no sólo es posible que se trate de un retoque (aunque es lo más seguro) ya que se entiende que Samsung está ya a estas alturas probando distintos prototipos del nuevo terminal. Como puedes entender, antes de elegir el diseño final, os fabricantes deben asegurarse de que eligen el aspecto y prestaciones que mejor van a funcionar en el mercado y asegurarse además que pueden abordar la fabricación sin problemas de disponibilidad de componentes o de fiabilidad de alguno de ellos.

Como quizá hayas leído, todavía quedan algunos meses hasta que Samsung presente el Galaxy S8 ya que las investigaciones del problema de los Note 7 y las precauciones que está tomando en su creación van a retrasar su presentación y no se desvelará como otros años en la feria MWC en Barcelona. Los últimos rumores señalan que ésta tendrá lugar el 18 de abril en Nueva York, aunque lo habitual es que semanas antes ya empiecen a darse filtraciones un poco más sólidas que esta imagen que hemos visto hoy.

Fuente: okdiario.com





Once cámaras de vídeo profesional a precios para aficionados

Imagen de la cámara Black Magic Pocket, que graba vídeo en alta definición. BLACK MAGIC POCKET

Los ‘prosumidores’ ya pueden grabar en casa con resolución Full HD o 4K. Cada vez son más los cineastas aficionados que buscan crear en casa obras con calidad similar a las de los profesionales. Se hacen llamar prosumidores (acrónimo de productor y consumidor) y gustan de grabar vídeos con resolución Full HD o 4K captando una gran cantidad de información visual en cada fotograma.

La última de las cámaras que lo permiten aparecida en el mercado es la Black Magic Mini. Con un diseño similar al de las GoPro, pesa poco más de 300 gramos y cuesta 985 euros. Como principal cualidad, permite grabar vídeo con resolución Full HD en formato RAW, una característica de la que hasta la fecha solo podían presumir equipos muy costosos, como las cámaras de Red One. Por medio de esa función se puede alterar durante el montaje del vídeo el color o el nivel de luminosidad sin deteriorar el metraje final. Tan solo otra cámara de ese precio lo consigue también, la Black Magic Pocket.

Aunque ambos modelos están dotados de un sensor de formato súper 16 milímetros y pueden trabajar con objetivos del sistema Micro Cuatro Tercios, las reducidas dimensiones de la Black Magic Mini permiten que pueda montarse en un dron. De hecho, cuenta con una conexión pensada para controlar a distancia sus funciones.

La Black Magic Mini permite grabar vídeo con resolución Full HD en formato RAW, una característica de la que hasta la fecha solo podían presumir equipos muy costosos

Con el lema «Grabaciones 4K, ahora para los aficionados”, la Canon xc10 es otra cámara de cine digital recientemente presentada. Se trata de un producto híbrido diseñado para captar fotos y vídeos. Según la web especializada en tecnología fotográfica DPreview, su principal innovación estriba en su diseño, que incorpora una empuñadura giratoria para captar mejor vídeo o fotos.

Esta Canon también incorpora un visor extraíble que se acopla a la pantalla trasera para facilitar la grabación de vídeo. Debido a que puede captar hasta 305 megabits de datos por segundo —una cifra muy por encima de lo que ofrecen las cámaras de la competencia—, Canon ha dotado a este equipo con el nuevo estándar de tarjetas de memoria CFast 2.0.

Incorpora además un sensor de una pulgada de tamaño, similar al de las citadas Black Magic, que le permite captar fotos de 12 megapíxeles en formato RAW. Su objetivo de 10 aumentos abarca un rango de distancias focales que va de los 28 a los 250 milímetros, con una luminosidad máxima de f/2.8 en 28 milímetrosl. Su precio oficial será de 2.199 euros cuando se comercialice en España.

Otra cámara híbrida de foto y vídeo es la Panasonic GH4, que permite grabar vídeo 4K con flujos de datos de hasta 200 megabytes por segundo. Además, es capaz de convertir cualquier fotograma de vídeo grabado con ella en una foto de ocho megapíxeles en formato JPEG. Si trabajamos en el modo de fotografía, la cámara capta imágenes de 16 megapíxeles en formato RAW.

La Sony A7s ha sido la primera cámara capaz de alcanzar una sensibilidad de 409.600 ISO, lo que le permite captar imágenes prácticamente a oscuras

Esta máquina es la cuarta entrega de una serie que comenzó con la Panasonic Lumix DMC-GH1, un modelo que gozó de cierto éxito entre los realizadores de cortometrajes con poco presupuesto. El precio oficial de la GH4 es de 1.500 euros. Por unos 700 euros se vende la Panasonic Lumix LX-100, una cámara que también graba vídeo en 4K como la GH4 pero su objetivo es fijo y no cuenta con entrada de micrófono y eso limita su uso profesional. Aunque su calidad de imagen al captar imágenes en movimiento resulta bastante alta.

Entre las cámaras con sensores de mayor tamaño destinadas a los que desean iniciarse en el mundo del vídeo semiprofesional están la Sony A7s, con sensor full frame de 12 megapíxeles, y la Samsung NX1, con un sensor APS-C de 28 megapíxeles. El precio oficial de la primera es 2.400 euros y 1.500 el de la segunda. Ambas poseen objetivos intercambiables y pueden grabar vídeo con resolución 4K, aunque esta prestación en el caso de la Sony solo es posible si se usa un accesorio externo conectado a su salida HDMI.

El mayor tamaño del sensor de la Sony y su menor resolución le permite lograr imágenes de calidad con poca luz. Para entender de lo que es capaz basta con ver un vídeo grabado con ella utilizando como única fuente luminosa la luz de la Luna. De hecho, ha sido la primera cámara capaz de alcanzar una sensibilidad de 409.600 ISO, lo que le permite captar imágenes prácticamente a oscuras.

Desputan, entre las réflex bien equipadas para grabar vídeo, modelos como la Canon EOS 7D Mark II y la Canon EOS 70D. Ambas cuentan con una tecnología de enfoque especialmente ágil para captar imágenes en movimiento: el sistema Dual Pixel CMOS AF. También la Nikon D810 permite lograr vídeos de gran nitidez, sobre todo si se conecta mediante HDMI a un grabador externo.

RÉFLEX PARA FOTÓGRAFOS AFICIONADOS PERO EXIGENTES
El acercamiento de las empresas a los prosumidores en el terreno del vídeo también se ha producido en la fotografía. Crece la oferta de las cámaras réflex y Evil de alto nivel no destinadas a profesionales. Basta con ver algunas de las cámaras que Nikon vende para fotógrafos avanzados y las que Canon ofrece a los que denomina entusiastas de la fotografía. Algunos de estos modelos hace pocos años hubiesen colmado las exigencias de los profesionales más exigentes.

Un buen ejemplo lo constituye la Nikon 810, lanzada hace pocos meses. Una réflex de gama media con un sensor full frame de 36 megapíxeles y cuerpo sellado, una característica fundamental en las cámaras profesionales. La Nikon D3x, una máquina profesional, estuvo a la venta hasta el año pasado y cuando se lanzó costaba algo más de 6.000 euros. La Nikon D810 apareció hace casi un año por la mitad de precio y sus prestaciones son superiores.

Sony también está lanzando productos atractivos para los fotógrafos amateurs más exigentes. Su cámara sin espejo de objetivos intercambiables Sony A7 es la más económica del mercado con un sensor full frame, pues su precio oficial es de 1.299 euros. También su tamaño es menor que el de una cámara réflex.

Fuente: tecnologia.elpais.com




AirSelfie, el mini dron que te hace fotos y que cabe en una funda para tu móvil

airselfie-el-mini-dron-que-te-hace-fotos-y-que-cabe-en-una-funda-para-tu-movil-001

EL DISPOSITIVO PUEDE VOLAR DURANTE TRES MINUTOS A 20 METROS DE DISTANCIA Y HACERTE FOTOS CON SU CÁMARA DE 5 MP . Primero dejaron atrás el viejo trípode en favor del “palo selfie” y ahora, los adictos a los autorretratos tienen por fin su accesorio soñado: el AirSelfie, un mini dron volador que puedes llevar en el bolsillo y que levanta el vuelo durante unos pocos minutos para hacerte las fotos que necesites con total libertad.

Lo mejor de todo es que, aunque a decir verdad podrías llevar un trípode y usar el temporizador, sacar un dron de la funda del móvil y hacerlo volar para sacarte una foto con amigos o familiares puede ser realmente impactante en cualquier reunión. Además, el dron puede grabar vídeo o hacerte una foto desde una altura de 20 metros, algo que no conseguirás con un trípode. Por desgracia, el AirSelfie está todavía en fase de prototipo recaudando financiación en Kickstarter, aunque ya casi ha triplicado su meta de 45.000 euros a falta todavía de 30 días de campaña.

airselfie-el-mini-dron-que-te-hace-fotos-y-que-cabe-en-una-funda-para-tu-movil-002

El AirSelfie está construido en aluminio, tiene cuatro pequeñas hélices y es tan delgado que se guarda en una funda que se acopla al móvil. Esta funda hace de batería externa que sirve para cargar la batería de 260 mAh del dron, aunque también lo puedes cargar con un cable micro USB.

airselfie-el-mini-dron-que-te-hace-fotos-y-que-cabe-en-una-funda-para-tu-movil-003

La carga se completa en 30 minutos, pero con 3 minutos de autonomía, está claro que no vas a sacar muchas fotos seguidas, aunque puede ser suficiente para tener esas fotos distintas de una reunión (y sobre todo, como decíamos, dejar impactados a los de tu alrededor).

airselfie-el-mini-dron-que-te-hace-fotos-y-que-cabe-en-una-funda-para-tu-movil-004

El dispositivo pesa sólo 52 gramos, tiene conexión Wi-Fi y una app para el móvil que permite controlarlo y transmitir las imágenes que se almacenan en una tarjeta micro SD de 4 GB que se incluye dentro del dron (se desconoce si se puede sustituir por una mayor).

airselfie-el-mini-dron-que-te-hace-fotos-y-que-cabe-en-una-funda-para-tu-movil-005

Según el fabricante, el dron es muy fácil de controlar y es muy seguro al ir las hélices protegidas, aunque lo único que puedes temer es que haga algo de viento y el dron no pueda volar o no consiga hacerlo con estabilidad.

Antes de que corras a reservar el dispositivo, que se puede adquirir por adelantado por unos 180 euros y se espera se empiecen a servir pedidos en febrero, debes saber que el punto más flojo a priori del AiSelfie es que la cámara es de 5 MP, lo que no está mal para la cámara frontal de un móvil de gama media o asequible, pero no parece desde luego espectacular y menos a tenor de las imágenes que se ven en el vídeo de presentación. Por otro lado, la cámara tampoco tiene un flash LED para las tomas nocturnas y en grabación de vídeo, la resolución máxima es un HD 720, lo que significa que está muy lejos de lo que consiguen los mejores smartphones con su cámara principal. En cualquier caso, la idea es tan impactante que no es de extrañar que esté arrasando en su campaña de financiación.

Fuente: Okdiario