La calidad del aire que respiramos en las ciudades es una preocupación cada vez mayor y las medidas para intentar mejorarlo – más o menos acertadas – no paran de crecer en la mayor parte de las grandes metrópolis occidentales. Sin embargo, pocas veces nos preocupamos por la composición del aire que inhalamos en el interior de los edificios.