Saltar al contenido

Cámaras equipadas con inteligencia artificial permitirán ‘cazar’ furtivos en un centenar de parques naturales de África

Cámaras equipadas con inteligencia artificial permitirán 'cazar' furtivos en un centenar de parques naturales de África

Si te piden que pienses en una animal que puedas perder de vista, sin duda el elefante africano no será el primero que te venga a la mente. Pero no sería tan difícil que te pasara si fueras uno de los tan sólo 150 guardabosques que patrullan las llanuras de la reserva del Serengeti (Tanzania), que ocupan una extensión similar a la de toda Bélgica.

Por supuesto, la desprotección generada por este déficit de vigilancia ha sido aprovechada durante años por los cazadores furtivos para esquilmar impunemente la población de elefantes, y de otras especies igualmente en peligro de extinción.

Según la organización sin ánimo de lucro Resolve,

“un elefante muere cada 15 minutos por un cazador furtivo, a un ritmo de aproximadamente 35.000 elefantes por año. En una década, los expertos predicen que no habrá más elefantes […] y otros grandes mamíferos también están en peligro por los furtivos”

TrailGuard AI, tecnología Intel para detectar eficazmente a los furtivos

Pero Resolve ha puesto ahora en marcha un proyecto destinado a solventar esta situación utilizando cámaras equipadas con inteligencia artificial en los senderos más usados por los furtivos. El dispositivo presentado hace unos días para Resolve ha sido bautizado como TrailGuard AI y utiliza chips de visión Movidius Myriad 2 VPU.

Estos chips, fabricados por Intel, permiten detectar la presencia de vehículos e identificar las distintas especies animales(incluida la nuestra) que pasan por su campo de visión, gracias al uso de redes neuronales profundas. Si se detecta alguna actividad sospechosa, los TrailGuard AI avisan a los guardias y les envían las imágenes capturadas.

No es el primer dispositivo de este tipo lanzado por Resolve, pero sí es el primero del grosor de un dedo humano (los anteriores eran bastante voluminosos), con una batería capaz de durar año y medio, frente a las aproximadamente 5 semanas del modelo anterior, lo que requería mucho más trabajo por parte de los guardias y aumentaba las probabilidades de que los furtivos detectaran la localización del dispositivo.

Edge computing, una tecnología clave para proteger nuestros ecosistemas

Pero, sobre todo, lo que marca la diferencia en estos nuevos dispositivos es que son los primeros dotados con inteligencia artificial, lo que evitar los numerosos falsos positivos de los antiguos sensores de movimiento, y permite así que los guardias dispongan de más tiempo para realizar sus patrullas.

National Geographic Society, colaborará con la Fundación Leonardo DiCaprio y con Resolve en implementar esta solución no sólo en el Parque Nacional de Serengeti, sino también en otro centenar de reservas africanas durante el próximo año, y tienen en mente expandir esta solución en el futuro a otras áreas tropicales del mundo.

Fabien Laurier, vicepresidente de National Geographic Labs, afirma que el uso de edge computing (la utilización de IA en los dispositivos sin necesidad de recurrir a una nube) “tiene el poder de revolucionar la forma en que protegemos nuestra herencia natural”.

Fuente: xataka.com

image_pdfimage_print
Scroll Up