Saltar al contenido

BMW X5 PHEV: tu gestor personal… de energía

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-001

Híbrido enchufable con potencia conjunta de 313 caballos. La autonomía en eléctrico es de 31 kilómetros y la total de 830. Tres modos de funcionamiento: ‘Auto eDrive’, ‘Max eDrive’ y ‘Save’.

Hoy por hoy, la tecnología híbrida enchufable es la que mejor conjuga la eficiencia energética con una utilización realista del vehículo. El nuevo X5 PHEV mantiene las cualidades dinámicas de sus hermanos, sigue teniendo un espacio de maletero grande, ofrece excelentes prestaciones y los consumos pueden llegar a ser increíbles en determinado tipo de trayecto.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-002

Hasta que la autonomía de las baterías empleadas por los vehículos eléctricos sea mayor y no existan suficientes infraestructuras de recarga, este tipo de coches sólo es factible para un uso muy específico y, por supuesto, circunscrito únicamente al ámbito urbano. Por otro lado, la alternativa de los híbridos clásicos tampoco aporta gran cosa, ya que por un pequeño beneficio en eficiencia hay que desembolsar una cantidad que casi nunca compensa.

La solución más reciente, que poco a poco van adoptando buena parte de los fabricantes, es la de los híbridos enchufables, unos automóviles que sí proporcionan un plus importante si tenemos la posibilidad de recargar las baterías diariamente a través de la red eléctrica.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-003

El BMW X5 será el próximo modelo en incorporar esta tecnología y estará disponible a partir del mes de septiembre, por un precio aproximado de 68.000 euros, es decir, ligeramente más barato que la versión xDrive 40d, un diésel con la misma potencia pero con un consumo homologado superior.

En el caso del híbrido enchufable se ha recurrido a la mecánica 2.0 turbo de gasolina (no hay que olvidar que sus principales mercados serán Estados Unidos y China, donde el diésel prácticamente no existe) que, en combinación con el propulsor eléctrico, ofrecen una potencia conjunta de 313 caballos y mucha fuerza a bajas revoluciones.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-004

Así, el coche acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en apenas 6,8 segundos y, lo más sorprendente, su consumo medio se sitúa en 3,3 litros cada 100 kilómetros recorridos, que equivale a emisiones de CO2 de 77 gramos/kilómetro. Es cierto que estos son datos teóricos, pero si en el uso diario por ciudad aprovechamos para rodar buena parte de los trayectos sólo con el motor eléctrico, seremos capaces de acercarnos bastante a esas cifras.

Tres modos seleccionables

En la consola central, junto a la palanca del cambio automático Selectronic de ocho marchas, encontramos el botón «eDrive» que nos permite variar entre los tres modos de funcionamiento disponibles para el sistema de propulsión híbrido. El modo «Auto eDrive», el que se conecta por defecto siempre que arrancamos el coche, combina de la forma más eficiente en todo momento la utilización de los motores de combustión y eléctrico. Dependiendo de la posición del acelerador y de la velocidad, interpreta si necesitamos más fuerza o, por el contrario, queremos desplazarnos con tranquilidad, haciendo en cada caso que uno u otro motor tenga mayor protagonismo.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-005

Además, si introducimos el destino en el navegador que incorpora como parte del equipamiento de serie, la unidad de control hace una gestión inteligente de la energía y puede predecir cuál es la manera más eficiente de afrontar los diferentes tramos que nos vamos a encontrar, teniendo en cuenta la orografía del terreno, los atascos, los límites de velocidad de las vías y cualquier otra variable que pudiera influir.

Lo mejor de todo es que las transiciones en el uso de uno u otro motor son imperceptibles. El sistema trabaja con una suavidad increíble y no se nota ni cuando arranca el propulsor de gasolina ni cuando deja de funcionar, de la misma forma que tampoco se perciben los cambios de marcha, a no ser que demos un pisotón al acelerador para ganar velocidad de manera inmediata.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-006

Un segundo modo, denominado «Max eDrive», hace que el vehículo sea movido únicamente por el motor eléctrico. En esas condiciones no se pueden superar los 120 km/h y, obviamente, se requiere que las baterías de iones de litio tengan algo de carga. Cuando están a punto de vaciarse o si apretamos el pedal derecho a fondo, automáticamente se conecta el propulsor de combustión.

Autonomía eléctrica justa

La autonomía en funcionamiento eléctrico puro es de 31 kilómetros, un alcance que está por debajo de otros coches de este tipo y que le impide sacar un mejor provecho de las ayudas del Gobierno para estos vehículos.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-007

El Plan Movele vigente en la actualidad ofrece subvenciones escalonadas a la compra de automóviles híbridos, que vienen determinadas precisamente por la cantidad de kilómetros que pueden recorrer sin producir emisiones contaminantes. De 15 a 40 kilómetros de autonomía, la ayuda es de 2.700 euros; se eleva a los 3.700 euros entre 40 y 90 kilómetros; y, si se pasa de esta última distancia, la aportación llega hasta los 5.500 euros.

La justificación que dan los directivos de BMW para haberse quedado en esos 31 kilómetros de autonomía es que no querían colocar baterías de mayor tamaño, por una cuestión de peso y de espacio. Su pretensión a la hora de desarrollar este modelo era hacerlo igual de dinámico, habitable y cómodo que el resto de los X5.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-008

Por eso también lleva la tracción a las cuatro ruedas, la suspensión adaptativa confort, con control dinámico de los amortiguadores y sistema neumático autonivelante en el eje trasero, o las mismas opciones de conectividad y personalización que cualquiera de sus hermanos. Con las baterías colocadas debajo del piso del maletero, éste apenas pierde tres centímetros de altura, pasando de una capacidad de carga de 650 a 500 litros, mientras que el espacio para los pasajeros no se ve alterado. Y en cuanto al peso, aumenta en 100 kilos, aproximadamente, en relación al xDrive 40d.

Pensando en la ciudad

El tercer modo de conducción se llama «Save» y está pensado para que el nivel de carga de la batería no baje del 50%. Si lo llevamos seleccionado, el sistema no hará uso del motor eléctrico por debajo de ese porcentaje, salvo en una aceleración puntual fuerte, e incluso utilizará el propulsor de gasolina como generador para ir recargando las baterías hasta que lleguen al nivel mencionado.

BMW-X5-PHEV-tu-gestor-personal-de-energía-009

Este modo «Save» es muy útil cuando, por ejemplo, vamos de camino hacia una gran ciudad, donde sabemos que el motor eléctrico será suficiente para circular y, además, no emitiremos gases contaminantes ni contribuiremos al ruido medioambiental. Es más, con la aplicación de normas cada vez más restrictivas para el uso de vehículos en las capitales con mayor densidad de tráfico, la solución de guardar energía será clave para poder entrar en el centro, donde ya en muchos sitios sólo admiten vehículos movidos por electricidad.

Como en los demás productos de la gama iBMW, existen múltiples accesorios y servicios para garantizar la movilidad eléctrica, entre otros, el manejo de diversas funciones a distancia a través del teléfono o el cargador rápido Wallbox, que permite llenar la batería al 100% en 2 horas y 45 minutos. Además, todos los componentes relacionados con el sistema híbrido tienen una garantía adicional de ocho años. Por cierto, este sistema híbrido enchufable está compuesto por diferentes módulos independientes, de tal forma que resulta muy sencillo poder implementarlo en otros coches de la gama de diferente tamaño.
Igual que todos los BMW X5, el PHEV se hace en la fábrica estadounidense de Spartanburg, donde ya se llevan producidas más de un millón y medio de unidades de este modelo, desde que se inició su comercialización en 1999.

Fuente: El Mundo

image_pdfimage_print
Scroll Up